Presentación

Los cursos que ofrece el Departamento de Arte de la UTDT están destinados a artistas, historiadores del arte, escritores, críticos y curadores interesados en participar de un contexto de reflexión y actualización sobre los problemas inherentes y contextuales del arte contemporáneo.

Los talleres, destinados a artistas, son espacios en los que se desarrolla una verdadera investigación pedagógica, sorteando las dos metodologías más consolidadas de la educación artística actual, que son: la tendencia discursiva (heredera del conceptualismo) y la tendencia técnica (heredera de la academia). Con los talleres y sus ejercicios, la idea es investigar el espacio abierto entre estas dos tendencias: un espacio relativo al pensamiento en la acción, a las ideas en la materia, a la reflexión de los cuerpos.

Los talleres, con sus ejercicios, son entonces espacios eminentemente ensayísticos, en los que cada profesor propone modos de hacer basados en sus propios intereses y descubrimientos (lo que sabe) pero también en sus propias intuiciones acerca de la inminencia de nuevas posibilidades sensibles (lo que no sabe). Los participantes deben entregarse a esa propuesta, con un fuerte grado de despersonalización, de humildad y de incertidumbre. Se trata de aprender siguiendo a otro por un camino que no se sabe adónde conduce y así desplegar sensibilidades que no se conocían. Los ejercicios son propuestas de simulación, por un lado (aprendizaje como performance), y de improvisación por otro (no hay, por parte de los participantes, ni proyecto ni plan, sino reacción a estímulos). Demás está decir que no resultan fáciles.

El concepto de ejercicio tiene, por último, una condición intersticial, no instrumental, que le da toda su potencia. Aspira a la mutación pero es un acto en sí mismo. 

Fragmento de "¿Hay arte en la escuela?" texto de Inés Katzenstein para el debate "¿QUÉ SIGNIFICA EL EJERCER EL ARTE?" de la Colección Cisneros. Texto completo aquí.