Ezequiel Gallo, In Memoriam



Ezequiel Gallo fue uno de los grandes historiadores de la Argentina. Brillante investigador, profesor admirable, agudo analista de la sociedad y dueño de una escritura atrapante, es difícil encontrar a alguien que lo iguale en la cantidad de discípulos que tuvo y se sientan tan orgullosos de haberlo tenido como maestro.

Después de haber comenzado a estudiar la carrera de Abogacía en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, Ezequiel Galló llegó a la Universidad de Oxford en 1966, donde se doctoró en 1970. Luego de haber dictado Historia General como profesor en la Universidad de Essex, regresó en 1974 a la Argentina como investigador en el Instituto Torcuato Di Tella. Sería su director hasta 1978, en una época difícil para el país y su vida intelectual. Posteriormente, fue uno de los creadores del Posgrado en Historia que comenzó el ITDT en la década de 1980. Estuvo entre los profesores que iniciaron la Universidad Torcuato Di Tella en 1991, con su entusiasmo habitual en la creación de instituciones. Fue el creador de los Posgrados en Historia (Maestría y Doctorado) de la UTDT en 1998; a partir de allí se formaría el Departamento de Historia en 2001, que hoy lleva el nombre Departamento de Estudios Históricos y Sociales.

En el campo profesional se destacó en la historia social, política, de las ideas y en la biografía. En 1970 publicó “Agrarian expansion and industrial development in Argentina (1880-1930)”, una obra de importancia clave en la historia económica, donde sostenía que el crecimiento agropecuario e industrial podían darse de manera paralela y complementaria, una tesis innovadora para una época en que se consideraba que el campo y la industria eran enemigos estructurales.

Su obra cumbre, La pampa gringa, publicada en 1984, se convirtió en el punto de partida para una nueva historia social argentina. Allí, Ezequiel Gallo reconstruyó de manera brillante la vida social, económica y política de la provincia de Santa Fe en el período del auge exportador. En una historiografía demasiado cargada de estructuralismo, el libro se pobló de seres humanos que tomaban decisiones propias, se agrupaban, reagrupan, desagrupaban o decidían no agruparse.

El estudio de la historia de las ideas políticas llevó a Ezequiel Gallo a publicar en 1997, junto con Natalio Botana, De la República Posible a la República Verdadera (1880-1910), en la colección de Pensamiento Argentino dirigida por Tulio Halperin Donghi. Un cuidado estudio preliminar que precedía una selección de textos revelaba un complejo entramado de ideas y una fuente de interrogantes que las investigaciones posteriores tratarían de responder.

Ezequiel Gallo también se dedicó con mucho esfuerzo a un género al que valoraba especialmente: la biografía. Y lo hizo con dos figuras tan contrapuestas como las discusiones acaloradas que tuvieron entre sí: Carlos Pellegrini y Leandro N. Alem. Su Carlos Pellegrini, Orden y Reforma, se adentra en la vida privada y pública de un personaje lleno de matices, permeado por el pragmatismo y alejado de la figura acartonada y dogmática que se tenía hasta entonces. Su Alem: Federalismo y Radicalismo muestra al fundador de la Unión Cívica Radical como el iniciador de una nueva época, pero también como continuador de una tradición que conjugaba al liberalismo y el federalismo que veía destruido por los gobernantes que había tenido la Argentina desde 1880.

Ezequiel Gallo falleció en el año 2018 y dejó un vacío intelectual y afectivo difícil de llenar. Decía que su vida académica sería juzgada por la cantidad y calidad de discípulos que había dejado y por el tiempo y energía que les había dedicado. Por esa generosidad que lo caracterizaba lo recordaremos siempre como una persona excepcional y como un gran maestro.

                                                                                                                                                                             Fernando Rocchi