Di Tella en los medios
Fortuna
17/06/8

Los seis meses de la Macrieconomía

Desde el conflicto con los gremios al debate de las remuneraciones por productividad y las obras y el gasto público: los temas polémicos a los que responden las principales espadas del jefe de Gobierno porteño.

La gestión económica macrista también cumple seis meses. Mientras el Gobierno nacional enfrenta duros cuestionamientos a su política, la administración de la Ciudad de Buenos Aires se concentra en obtener resultados para que Mauricio Macri pueda emerger fortalecido como candidato presidencial en 2011.

Néstor Grindetti ocupa hoy el principal despacho económico de la Ciudad, el del Ministerio de Hacienda. FORTUNA lo encuentra en un ambiente amplio y bien acondicionado, que contrasta con el deterioro que exhibe buena parte del edificio de la Avenida de Mayo. "Es que lo restauró Nielsen, aunque no lo pudo usar mucho", explica Grindetti. Se refiere a Guillermo Nielsen, hoy embajador en Alemania, que fue fugaz ministro en la gestión Telerman y se retiró en medio de un conflicto por el Presupuesto.

"Nuestra primera función es obtener el financiamiento para todo el plan de obras de los 4 años, cumpliendo con la Ley de Responsabilidad Fiscal. Segundo, trabajar en Rentas para combatir la evasión, especialmente en ingresos brutos y, por último, agilizar toda la gestión del Gobierno", explica Grindetti.

Una primera gran batalla fue con los gremios y, aparentemente, la relación se ha encauzado -aunque subsisten desconfianzas-. "Tuvimos que convencer al gremio de que veníamos a cambiar la forma de manejar el Estado y no en contra del empleado público, argumenta el Ministro de Hacienda. En la OSBA ha comenzado el proceso de desregulación: a comienzos del año que viene los empleados podrán elegir obra social.

Un tema aún rispido es el censo: a fines de mayo habían sido censadas 68.500 personas, aunque les cuesta avanzar con los maestros. Grindetti cree poder terminarlo para el 30 de julio: "La base de datos del Gobierno es un desastre: entre las irregularidades hay gente que está con licencia sin goce de sueldo y cobra sueldo, jubilados que trabajan en relación de dependencia, licencias por enfermedad muy largas, etc. El gasto en salario es de 7 mil millones de pesos.

La estrategia financiera es otro punto sensible: El ejecutivo le pidió a la Legislatura autorización para un endeudamiento de hasta $1.600 millones en un bono para financiar un plan de obras que duplica la inversión promedio de los últimos años. El inconveniente es ahora el contexto financiero nacional: "Tenemos ratios muy buenos para endeudarnos, pero cuando teníamos todo listo los mercados se enrarecen por los problemas que afronta el Gobierno, y decidimos prepararnos para cuando la ventana se abra. Vamos a salir apenas podamos, buscando 500 millones de dólares, probablemente en dos tramos", afirma Grindetti.

Mientras esperan la ventana para endeudarse, los macristas se defienden de las críticas que han emergido al cumplir 6 meses de gestión. Una tiene que ver con la demora en el avance de las obras del subte, promesa central de campaña de Macri: "Es un proyecto tan grande que requiere de la ayuda del Gobierno nacional, que debe transferirnos la potestad de la regulación. Queremos hacer 27 kilómetros de subte, son 2.500 millones de dólares, financiado algo por nosotros, algo por la Nación, más financiación comercial y de organismos internacionales. El crédito del BID necesita aval de la Nación, que se paró desde hace dos meses".

Fortuna: ¿Por qué hay una elevada subejecución de partidas?

Grindetti: Es que nunca el gasto es lineal, no es un monto dividido doce; el primer mes se estudian los proyectos, se llama a licitación, y luego se gasta. No hay duda, vamos a ejecutar todo.

Fortuna: ¿Por qué muchos analistas piensan que aún no se nota la gestión Macri?

Grindetti: Es lógico, lo que no entiendo es que falte tanta comprensión. No pueden estar ya arreglados los baches de toda la ciudad. El trabajo que se ha hecho para poner en funcionamiento la maquinaria es enorme. Hay mucho que todavía no se ve, y esto es aprovechado por gente como Aníbal Ibarra, que se caracterizó en todo su gobierno por hacer la plancha.

RECAUDACIÓN. El Gobierno de la Ciudad arregló aumentos salariales en torno al 20 % con maestros y médicos. Este incremento significa $1.000 millones adicionales, de los cuales 300 estaban previstos y los otros 700 saldrían del aumento de la recaudación. "Vamos a recaudar unos 12.700 millones -especula el Ministro-, 700 millones por encima de lo previsto. La buena noticia es que Rentas empieza a ser vista de otra forma: antes muchas empresas le pagaban a la AFIP, luego a Montoya y al final a la Ciudad".

En cuanto al ABL, en Hacienda cuentan que pagó más gente que el año pasado, y ahora están en un tra-bajo de un año, para reflejar los cambios en los sistemas constructivos. "Buscamos metros no declarados, para actualizar los valores. Luego bajaremos la tasa, para no producir un aumento de impuestos", dice Grindetti.

Carlos Walter es el recaudador de la Ciudad, tiene 49 años y -como corresponde- es hincha de Boca. "Pretendemos fomentar el cumplimiento voluntario, afirma Walter, en su primer reportaje como recaudador. Por un lado, estamos aumentando la sensación de riesgo con más presencia, operativos, intimaciones, etc. La cantidad de fiscalizaciones pasó de 400 a 2000. Queremos revertir la imagen de un ente recaudador atrasado. Estamos brindando mayores servicios, con Internet, para que el contribuyente puede pagar".

Para recaudar ingresos brutos usan la sensación de riesgo, para el ABL o Patentes apelan a convencer, a mejorar el servicio. Walter, marca una diferencia con la estrategia de Santiago Montoya: "Tenemos un programa de educación tributaria, como el de la AFIP: Queremos crear cultura. No queremos dar la sorpresa, ni encontrar a alguien incumpliendo, sino convencerlo de cumplir".

GRINDETTI, EL MINISTRO

Es especialista en administración y finanzas, ingresó en el Grupo Macri como cadete y llegó a ser e número uno de Infraestructura y Construcciones. Conoce al jefe de Gobierno desde hace más de 20 años.

La recaudaccion de ingresos brutos ha subido por encima de la inflacion mas el crecimiento ,un 43% interanual,segun Walter,quien adelanta detalles de la reforma integral que se viene en el ABL.Luego de justificar la actulizacion que hiciera Macri al comienzo de su Gobierno (lo que se le pagaba era irrisorio,no se tocaba desde hacia 15 años),explica lo que viene para el 2009:"Dimos el primer paso,pero hay cosas a correjir de aqui al año que viene.Dos contribuyentes,aunque vivan en la misma cuadra,deben pagar segun su capacidad contributiva.

Federico Stuzenegger ocupa el sillon de Presidente en el Banco Ciudad y sigue de cerca la agenda economiaca con un ojo puesto en el 2011.

"Hay dos ideas madre:calidad del servicio y un rol activo en el mercado financiero,condicionado a que el banco sea rentable". En su mente esta alinear el banco con las politicas publicas del gobierno.

Como Macri,quiere posicionar a Buenos Aires como una ciudad de conocimiento e inovacion, desarrollando las zonas mas pobres, el banco acompaña financieramente el Polo Farmaceutico que piensa para el sur y esta sacando una linea con un subsidio explicito para la adquision de bienes de tecnologia.En lo crediticio, han ajustado las tasas "sin perder el posicionamiento de ser el banco mas competitivo en todas las líneas, pero estábamos un poco rezagados", admite Sturzenegger.

Fortuna: ¿Con qué se encontró al llegar?

Sturzenegger: Con un banco ordenado en su cartera crediticia. La gestión de los últimos 10 años fue sana. Por otro lado, encontramos debilidades en la estructura administrativa. Hay muchas cosas por mejorar, que reducirían los costos.

Fortuna: ¿Por ejemplo?

Sturzenegger: Había un régimen de la prejubilación: 5 años antes de la edad jubilatoria un empleado se retiraba y el banco se comprometía a pagarle como si trabajara, libre de impuestos y con todos los aumentos. Esto obligaba a hacer contratación de ese recurso humano que se había ido, y tenía un impacto de entre 2 y 4 millones de pesos por mes. No parece sano que estemos pagando dos sueldos por el mismo trabajo. Por otro lado, tenemos 606 cajeros para 57 sucursales, y a veces parece que el servicio es deficiente. Hay trabajo por hacer para optimizar el servicio.

En cuanto a los nuevos instrumentos, el Banco Ciudad busca seducir al ahorrista con un plazo fijo que ajusta por índices internacionales, como una forma de poner en offside al Gobierno nacional. Así lo anuncia Sturzenegger a FORTUNA: "Mucha gente siente que la inflación se come su ingreso, tiene dos mil pesos y no sabe qué hacer. Salimos con plazos fijos con interés variable, tomando índices que son totalmente inobjetables, como la cotización del oro o el Dow Jones. La retribución es lo que aumenta ese índice con un máximo de 20 % en 180 días, o un 40 % anual, y siempre con garantía del capital invertido". Por otro lado, están pensando en cómo fomentar el micro ahorro, y han estudiado un sistema de lotería llamado -en inglés- Roscas (rota-ting savings and credit associa-tions), donde un grupo de personas todos los meses ponen una cuota y una de ellas se lleva el pozo para comprar un bien durable. "A las personas de bajos ingresos no les cambia que le demos uno o dos puntos más de tasa de interés -explica el Presidente del Banco Ciudad-. Comprar un billete de lotería es un acto de ahorro, es optar por un activo financiero muy riesgoso. Como banco público vamos a implementar un sistema de este tipo con un retorno positivo y con características parecidas a la lotería".

Sturzenegger admite que le preocupa el contexto económico del país. "Hemos notado una desaceleración, especialmente en banca empresas. Al recorrer sucursales percibí que hay como un párate".

Fortuna: ¿Cómo analiza la situación económica?

Sturzenegger: Argentina tiene superávit fiscal y de cuenta corriente, no tiene los elementos típicos de un estallido. Es Pro reconocer lo que está bien. Pero el Gobierno está muy mal enfocado en el tema inflacionario; no logran entender que la causa de la inflación es la expansión monetaria. Crecemos en los agregados monetarios a más del 20 %, es imposible no tener inflación. Es de manual. En su equivocación trata de bajar los incrementos salariales, pero como no cambia de política compromete a los salarios reales. Por esto el conflicto del Campo tiene rebote en la Ciudad. Sumemos a esto que la gente está molesta con la falsificación de los datos del INDEC.

Fortuna: ¿Es responsabilidad del Banco Central?

Sturzenegger: En mi diagnóstico la inflación tiene una raíz monetaria. Han dejado subir tanto la inflación que ahora no sabemos si alcanza con desacelerar o si habrá que hacer algo más heterodoxo. No es una crítica al Banco Central necesariamente, que opera con pautas muy estrictas que se le imponen, creo que la política monetaria se está dictaminando en otro nivel. Pero no es necesario expandir tanto los agregados monetarios, igual la demanda agregada va a estar estimulada. Esto no lo ve el Gobierno.

Fortuna: ¿Dónde se para en el debate por la renta agropecuaria?

Sturzenegger: Las culpas son compartidas. No tiene sentido estar 90 días discutiendo 5 puntos de Retenciones, sin discutir cuál es la manera de gravar al sector agropecuario. Con estos precios y la capacidad productiva del país, la Argentina debería estar cubierta de soja; si no lo está, es que estamos haciendo algo mal. Eso sería maxi-mizar la riqueza. Ahora, si queremos plantear la redistribución de la riqueza, la socialización de la renta extraordinaria, y me parece sano hacerlo, hay que buscar una forma mas eficiente de hacerlo. El agro paga un impuesto a las ganancias que no cuadra con al producción y la pujanza del sector.

Fortuna: ¿Qué debería hacer el Gobierno nacional?

Sturzenegger: Usar el superávit primario para cancelar deuda, desacelerar los agregados monetarios y el gasto. Me cae simpático que el Banco Central haya comprado bonos, lo que me falta es que vayan a la Plaza de Mayo y los quemen. No veo estanflación, si una desaceleración del crecimiento. Hay margen para no llegar a ese punto, miraría la estrategia de Taiwán: acumuló 200 mil millones de dólares en reservas, mantuvo el tipo de cambio depreciado, se armó una base industrial y no tuvo inflación porque lo hizo con recursos fiscales. Argentina 2005 iba a esa estrategia, pero luego nos fuimos de cauce, con una expansión muy grande del gasto.

Stuzenegger, el banquero.

Economista académico, fue funcionario en el Ministerio de Economía con Ricardo López Murphy y Domingo Cavallo, dirigió la Escuela de Negocios de la Torcuato Di Tella y luego estuvo varios años como profesor en Harvard.

Publicado en:
Link: