Di Tella en los medios
InfoBae (ex diario)
24/07/17

¿Pueden los bebés aprender otro idioma fuera del hogar?

"En algún sentido, aprender muchos idiomas no tiene un costo", sostuvo Mariano Sigman, director del Laboratorio de Neurociencia de la Universidad Di Tella

Existen diferentes estudios que resaltan los beneficios para el desarrollo cognitivo de los niños de crecer en un hogar bilingüe. Pero, hasta el momento, se desconocía cómo afectaba "aprender" otro lenguaje que no sea el materno a un bebé cuando esto sucede fuera del hogar.

De acuerdo a un nuevo estudio, realizado por el Instituto de Ciencias del Aprendizaje y Cerebro de la Universidad de Washington (I-LABS), EEUU, introducir a los bebés en dos idiomas ayuda a tener una mayor capacidad para resolver problemas.

"La ciencia nos ha mostrado que en realidad todos los hitos del lenguaje, desde que los chicos empiezan a aprender las primeras palabras, a balbucear, realizan los primeros sonidos y fonemas, sus frases iniciales y hasta el primer idioma bien hablado, es idéntico en los multilingües que en aquellos que hablan un solo idioma. Es decir que, en algún sentido, aprender muchos idiomas no tiene un costo", explicó a Infobae Mariano Sigman, director del Laboratorio de Neurociencia de la Torcuato Di Tella e investigador del CONICET.

El trabajo, publicado el Mind, Brain and Education, es uno de los primeros en investigar cómo los bebés pueden aprender un segundo idioma fuera del hogar y para averiguarlo, los investigadores, buscaron respuesta a dos preguntas: ¿Se puede enseñarles a los bebés a aprender un segundo idioma fuera del hogar? y en caso de que sea posible, ¿qué tipo de exposición y cuánto tiempo se necesita para estimular ese aprendizaje?

Para poder terminar con los interrogantes, un equipo de investigadores se asentó en Madrid, España, donde aplicaron un método especial en cuatro centros públicos de educación infantil a 280 niños y niñas de familias de diferentes niveles de ingresos.

El método enfatiza en la interacción social, el juego, y la alta calidad y cantidad de lenguaje de los profesores. El enfoque utiliza el "discurso dirigido al infante", el que los padres usan para hablar con sus bebés, que tiene una gramática más simple, un tono más alto y exagerado, y vocales extraídas.

"A medida que los investigadores estudian el desarrollo temprano del lenguaje, a menudo oímos de los padres que están ansiosos de proporcionar a sus hijos con la oportunidad de aprender otro idioma, pero no pueden pagar una niñera de un país extranjero y no hablan un idioma extranjero. Nuestra investigación muestra que los padres ayudan a los bebés a aprender el idioma", comentó Naja Ferjan Ramírez, investigador científico de I-LABS.

Los bebés de 7 a 33,5 meses recibieron una hora de sesiones de inglés al día durante 18 semanas, mientras que un grupo de control recibió el programa bilingüe estándar de las escuelas de Madrid. Ambos grupos de niños fueron evaluados en español e inglés al inicio y al final de las 18 semanas. Los niños también llevaban chalecos especiales equipados con grabadores ligeros que registraron su aprendizaje del inglés. Las grabaciones se analizaron para determinar cuántas palabras y frases en inglés de cada niño.

Los niños que recibieron el método mostraron un rápido aumento en la comprensión y producción de inglés, y significativamente superaron a los compañeros del grupo de control en todas las edades en todas las pruebas de inglés. Al final del programa, los niños en el programa produjeron un promedio de 74 palabras o frases en inglés por niño, por hora; Los niños del grupo de control produjeron 13 palabras o frases en inglés por niño, por hora.

Ferjan Ramírez dijo que los hallazgos muestran que incluso los bebés de hogares monolingües pueden desarrollar habilidades bilingües a esta edad temprana.

"La ciencia indica que los cerebros de los bebés son las mejores máquinas de aprendizaje jamás creadas, y que el aprendizaje de los bebés es sensible al tiempo.Su cerebro nunca será mejor en el aprendizaje de una segunda lengua que entre 0 y 3 años de edad", dijo Patricia Kuhl, coautora del trabajo.

"El nuevo trabajo de I-LABS muestra que podemos crear un ambiente de aprendizaje bilingüe temprano para estudiantes de dos idiomas en un ambiente educativo, y en una hora por día, los niños pueden encender el aprendizaje de un segundo idioma antes y mucho más fácil de lo que pensábamos anteriormente. Esto es factible para todos", finalizó Kuhl.