Di Tella en los medios
ADN Cultura
12/09/14

El ritual de las diapositivas en la Di Tella

Por Inés Katzenstein

Un proyector de diapositivas es el soporte principal de La vuelta al mundo..., ciclo que aborda historias y viajes, imágenes descartadas u olvidadas, escenarios imaginados. En el Departamento de Arte de la Universidad Torcuato Di Tella, el programa de encuentros combina la exhibición de obras de arte con el relato en vivo de artistas representados en la Colección Patricia Phelps de Cisneros -Lothar Baumgarten, Mario García Torres, Gilda Mantilla, Raimond Chaves y Pedro Manrique Figueroa-, así como de otros invitados especiales: hoy serán el músico Emilio del Guercio y la actriz María Alché; el viernes 26, los artistas Martín Legón y Leandro Katz.

Organizado como una secuencia circular de proyecciones, a la manera del carrusel, La vuelta al mundo... aspira a ser una ocasión para la experiencia y la discusión de las condiciones de escucha y visibilidad que usamos para compartir información en la era digital.

El proyector de diapositivas facilitó el estudio académico y científico. En su versión original de transparencias de gran formato, propició además la divulgación y el análisis comparativo entre culturas, objetos y épocas. Creado en la década de 1960 y vigente hasta hace una década, el modelo de carrete para transparencias de 35 mm, más compacto y económico que el original, amplió los propósitos pedagógicos originales.

La ceremonia se transformó en un ritual de conocimiento que proponía una situación de concentración y amplificación. En la clase o en el living, ha servido para acercar geografías, costumbres, viajes, arquitecturas o situaciones familiares. Y si bien es una tecnología al borde de la extinción, varios artistas contemporáneos preocupados por los modos de pensar la imagen encuentran en ella una herramienta valiosa de percepción y exposición.

Además de plantearse como un ejercicio de contraste perceptivo con relación a las maneras actuales de trasmisión, itinerancia y trabajo con imágenes, La vuelta al mundo reescenifica rituales de traducción de la experiencia vivida en experiencia proyectada, y presenta el tiempo secuencial de la diapositiva como herramienta para la construcción de relatos, saberes y memorias, la difusión de historias y la proposición de imaginarios posibles.

El sonido del carrete, del mecanismo que contiene las diapositivas en el aparato y opera sobre una imagen aún por descubrirse, es el tictac que marca el tempo de La vuelta al mundo. El diminuto abanico en su motor lo sopla.

Ficha. La vuelta al mundo... ciclo organizado por la  UTDT  y la Colección Patricia Phelps de Cisneros en Av. Figueroa Alcorta 7350, hoy y el 26 de septiembre, a las 18.30. Gratis, con inscripción previa (www.utdt.edu/arte)