En los medios

Revista Noticias
5/10/18

Paula Forteza: “Macron es un tsunami”

La politóloga egresada de la UTDT y diputada del parlamento francés, ofreció una conferencia organizada por la Cátedra Francia y fue entrevistada por Revista Noticias. "Macri y Macron son dos presidentes con estilos políticos y agendas de reformas muy similares", apuntó Forteza.

Por Guillermo Borella
Paula Forteza nació en Francia, en el seno de una familia argentina, pero vivió la mayor parte de su vida en Buenos Aires. En 2017, con 30 años, se convirtió en diputada más joven por La República en Marcha (LREM), el movimiento político que fundó Emmanuel Macron en 2016, y que un año después lo llevó al Palacio del Elíseo. Desde entonces, Forteza representa en la Asamblea nacional a la circunscripción que reúne a los franceses que viven en América Latina.

Días atrás, durante su visita al país, brindó una conferencia en la Universidad Torcuato Di Tella, donde se graduó de politóloga, carrera que luego continuó en la prestigiosa facultad de Sciences-Po, cuando se mudó a París.

Durante la entrevista con NOTICIAS, habló de los desafíos y con- tradicciones internas que arrastra su partido, las aspiraciones globales del presidente francés, y su apuesta a la alianza con Alemania para la reconstrucción de una Unión Europea (UE) aún golpeada por el Brexit y jaqueada por el avance de la ultraderecha. También se refirió al demorado acuerdo comercial Mercosur-UE, y a la sintonía de Macron con su par argentino, Mauricio Macri.

NOTICIAS: ¿Qué fue lo que la inspiró de Macron para sumarte a su movimiento?

Paula Forteza: Siempre me sentí cómoda con el estilo político de Macron. Lo que más me inspiró fue su voluntad disruptiva y el coraje para enfrentar a actores poderosos y a instituciones muy arraigadas en la sociedad francesa.

NOTICIAS: ¿En qué se diferencia de los partidos políticos tradicionales?

Forteza: Dentro de la Asamblea, entre los que fuimos convocados por Macron, existe cierta ideología de “los ciudadanos al poder”. Está instalada la idea de que la política no es una carrera, sino una experiencia, una contribución que uno le hace a su país en algún momento de su vida. De hecho, muchos no quieren renovar su mandato. Esta capacidad de renovación política continua hace que la gente no entre en una dinámica reelectoralista con negociaciones para acceder a tal o cual puesto. Esto me parece algo muy sano que se reivindica el interior del partido. Siento que era lo que Francia necesitaba para salir de ese lugar un poco anquilosado en que estaba, encerrada en sí misma. Hacía falta un tsunami político.

NOTICIAS: ¿Qué desafíos enfrenta hoy el partido?

Forteza: El gran desafío del movimiento es su institucionalización como fuerza política. No sólo en términos de su estructuración, sino también en la manera de Macron de ejercer el poder. Uno de los grandes problemas ha sido su costumbre de rodearse y trabajar con gente de confianza en su círculo más próximo. Internamente se lo criticó por esta actitud un poco restringida, algo que le costó políticamente. En algún momento tendrá que cambiar esa dinámica más centralizada. Otro asunto es la búsqueda identitaria por definir qué es el macronismo, esta necesidad de una ideología o corpus teórico que nos guíe. Las próximas elecciones confirmarán si LREM logró institucionalizarse como fuerza política o se limitó a un modelo más personalista.

NOTICIAS: ¿Cómo evolucionó la relación del movimiento con Macron?

Forteza: Hay cierta tensión entre la forma en que se organizó políticamente el movimiento durante la campaña y el estilo que Macron fue adoptando durante su gestión. Antes de asumir, había prometido que al llegar al Gobierno iba a cambiar a todos los directores de la administración central. Esto nunca lo hizo. Respetó los cargos de esos funcionarios. Ahí hubo un cambio y cierta tensión con el mensaje que dio en la campaña.

NOTICIAS: Su imagen cae.

Forteza: En la sociedad se empezó a sentir una distancia y a percibir cierta arrogancia del poder. Su propio equipo, y hasta el mismo Macron, reconoció que faltó humildad en el primer año. Fue una especie de fervor por esta necesidad de reformas muy drásticas que lo llevó a tomar cierta distancia. Pero hubo una toma de conciencia de que se estaba perdiendo el contacto con las bases. Hay indicios de que se está tratando de cambiar el estilo.

NOTICIAS: ¿Hasta qué punto el auge de la ultraderecha condiciona sus políticas migratorias?

Forteza: La inmigración es una problemática que se está trabajando a nivel europeo para repartir la responsabilidad.
Macron cree en una gestión eficaz, sin perder de vista la tradición solidaria del pueblo francés. Para eso, busca una posición que no sea hacer nada simplemente porque es un tema sensible. Es lo que hizo por años el ex presidente François Hollande, que evitó el tema para no ser criticado. La inmigración es un tema delicado, pero real, y hay que tratar de encontrarle respuestas. Tratarla no significa que seamos de ultraderecha. Al contrario, si no la afrontamos de manera responsable, los sectores encabezados por Marine Le Pen van a crecer cada vez más. En la Asamblea trabajamos para luchar contra el discurso de la ultraderecha. No tenemos que dejar que el eje de las discusiones se corra de lugar.

NOTICIAS : Tras su discurso en la ONU, Macron pareció erigirse como líder del multilateralismo, en contrapunto a Donald Trump. ¿Cuáles son sus aspiraciones globales?

Forteza: Yo creo que Macron es uno de los pocos líderes políticos a nivel global que logra hacer frente a personajes como Donald Trump. Su firme oposición al unilateralismo le valió el posicionamiento como líder internacional, una figura que le agrada a Macron. En términos regionales, para Macron la columna vertebral de una UE sólida y moderada es a través de una estrecha alianza con Alemania, sobre todo en un contexto de Brexit. Junto con Ángela Merkel mantienen una relación muy próxima, y los ministros de ambos países mantienen un diálogo constante en todos los temas.

NOTICIAS: ¿En qué estado se encuentra el acuerdo Mercosur-UE?

Forteza: Es un acuerdo estratégico muy importante que será positivo para ambos lados. El bloqueo de los agricultores franceses ya se resolvió tras la gestión de Macron. Ahora el obstáculo más grande parece ser Brasil, que quiere proteger su sector automotriz y que, además, atraviesa un año electoral. Hay que ver si en su visita a la Argentina para la Cumbre del G-20, Macron logra reimpulsar las negociaciones, y encontrar un interlocutor del lado brasilero que destrabe el punto muerto al que se llegó.

NOTICIAS: ¿Cómo es la relación entre Macron y Mauricio Macri?

Forteza: Cuando Macri se encontró con Macron en Francia yo estuve presente. Allí noté una conexión instantánea y un tono muy amistoso. Vi a dos presidentes con estilos políticos y agendas de reformas muy similares. Esa sintonía se reflejó estas semanas ya que Macron se movilizó para contribuir al apoyo que se le otorgó a la Argentina a través del FMI. Sin dudas, su visita a fin de año será la ocasión ideal para estrechar todavía más los lazos bilaterales.
Mirá la nota en la edición impresa acá: