Novedades

Seminario "Futuro de la movilidad de América Latina: el impacto de los vehículos autónomos y conectados"

Presentación de resultados preliminares de la investigación sobre el impacto de los vehículos autónomos en los sistemas de movilidad de las ciudades de América Latina

El Centro para la Evaluación de Políticas basadas en la Evidencia (CEPE), junto con AC&A y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), presentaron los resultados preliminares del estudio sobre el impacto de los vehículos autónomos en los sistemas de movilidad de las ciudades de América Latina. La presentación se dio en el marco del Seminario sobre el Futuro de la movilidad en América Latina que se realizó el 22 de abril en la Universidad Torcuato Di Tella. El evento contó con la presencia de más de 100 asistentes, entre representantes del sector privado, el gobierno y académicos.

“Las estimaciones más conservadoras indican como año límite el 2025 para la salida al mercado de un vehículo autónomo nivel 4 (acorde a la clasificación de la Sociedad de Ingenieros de Automóviles de Estados Unidos)” señaló Roberto Agosta, presidente de AC&A e investigador asociado al CEPE. En este sentido, “el panel de 75 expertos consultados durante la investigación anticipa que en 2050 el 50% de la flota de vehículos será de conducción automatizada en las ciudades de América Latina y la prima de adquisición de un vehículo autónomo conectado rondará los 7.000 USD”, explicó Carlos Freytes, investigador asociado del CEPE a cargo de la encuesta DELPHI.

Por su parte, Florencia Rodriguez Touron, consultora de AC&A, explicó que “se anticipan impactos de los vehículos de conducción automatizada (VCA) en 3 niveles: el costo generalizado del viaje (adquisición, operación, valor del tiempo), la elección modal, las preferencias sobre propiedad (individual o flota compartida) y su efecto en la infraestructura urbana y en última instancia, los efectos en la seguridad vial, la equidad social, la competitividad de la economía, la contaminación del ambiente y la salud”.

El seminario contó con la presencia de referentes del mundo de las automotrices como Gonzalo Ibarzabal, CEO de Nissan y Diego Prado, Director de Asuntos Corporativos, Toyota Argentina. Durante el panel que compartieron con Juan José Méndez, Secretario de Transporte del GCBA y con la Cynthia Goytia, Directora CIPUV e investigadora asociada CEPE, Ibarzabal señaló que “Nissan busca ser punta de lanza en soluciones de movilidad”. Mientras que Prado afirmó que “el negocio de las automotrices está cambiando y pasarán a ser empresas de movilidad”. Por su parte, Cynthia Goytia destacó “la importancia de pensar en diferentes escenarios de transición posibles hacia la adopción de los VCA y en avanzar en pruebas piloto para testear los avances en la región”. Para el cierre del panel Daniel Serrot, profesor de la Universidad Torcuato Di Tella y moderador del panel, mencionó que “los vehículos autónomos tienen el potencial de cambiar todo, desde la seguridad del conductor, el pasajero y el peatón, hasta la entrega y distribución de mercadería. En este sentido, el gobierno y la industria deben trabajar para abordar todos los desafìos que permitirían el despliegue a gran escala de la tecnología de vehículos autónomos”.

El panel MaaS - Mobility as a Service: hacia la nueva movilidad moderado por Cynthia Goytia, contó con la presencia de Esteban Galuzzi, Subsecretario de Tránsito y Transporte, GCBA, Guillermo Minieri CEO, Cabify Argentina, Rodrigo Pérez Terra Co Founder, My Keego, primer Carsharing de la Argentina y Raphaël de Lasa CEO, Cocoche. Los expositores coincidieron en que uno de los principales desafíos  es la disponibilidad de datos. Es necesario que todos compartan sus datos para lograr un buen sistema de transporte multimodal. Galuzzi señaló que “el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está avanzando en la publicación de datos de subte, tren y bus.”

El Seminario cerró con el debate en grupos de los desafíos y la necesidad (o no) de políticas públicas que permitan maximizar los efectos positivos que traen aparejadas las nuevas tecnologías en cuestión. Los voceros de los grupos señalaron que “debatiendo la movilidad compartida, los vehículos autónomos debido al escaso respeto de las normas de tránsito van a tener mucha dificultad para operar fuera de entornos controlados. En cuanto al desafío de la infraestructura, la conectividad y transparencia de datos son factores clave para poder operar en el futuro. Por último, en la transición a la movilidad como servicio, es importante incluir a la población que no tiene acceso a la tecnología.”

“Existen barreras subjetivas para la generalización de la automatización que se originan en primer lugar por la incertidumbre de los usuarios frente a este nuevo fenómeno y en segundo lugar en cuestiones culturales, como la cuestión generacional, la sensación de control sobre el vehículo, y la resistencia al cambio.” Además, “el acompañamiento a la adaptación de los vehículos autónomos mediante políticas públicas sostenidas orientadas a la educación y la concientización resulta fundamental para el proceso de transición.”

Se encuentra disponible para descargar el programa del evento, la presentación especial con los resultados preliminares de la investigación, y la presentación del BID