Di Tella en los medios
Fortuna
24/07/10

El mercado inmobiliario sigue vivo

HERMAN FAIGENBAUM
Director del Programa de Real Estate Management de la Universidad Torcuato Di Tella

Desde principios de 2008 a la actualidad, luego de la crisis financiera que se expandió a nivel global, los países centrales mostraron una tendencia bajista en los valores del mercado inmobiliario. Esta baja fue en general muy acentuada (con pocas excepciones en mercados muy consolidados, como por ejemplo Manhattan, Paris o Vancouver, donde el shock fue más moderado). En contraposición, en la Argentina, a pesar de que inicial-mente hubo una leve baja de los valores inmobiliarios, la tendencia se mantuvo estable o alcista. Dos tipos de pro-piedades son evidencia fiel de esta tendencia.
La tierra: la demanda de nuevos lotes por parte de inversores individuales locales empujó el precio de la tierra en tanto insumo para nuevos desarrollos, no sólo para proyectos de inversión en el período sino también como reserva de valor para proyectos futuros.
Las propiedades de renta: los precios de venta de oficinas, departamentos y locales comerciales, se comportaron también al alza, a pesar de que los ingresos que producen se mantienen estables.
Estas dos situaciones, la local y la internacional, presentan una aparente contradicción. ¿Cómo se explica quela Argentina describa una tendencia alcista cuando los embates económicos acontecidos serían suficientes como para justificar el escenario opuesto?
La explicación reside en la progresiva preferencia que el público local fue desarrollando a lo largo de las últimas décadas por los activos inmobiliarios sobre otro tipo de activos de inversión. Esto se debe a que los individuos perciben a las inversiones inmobiliarias con un menor nivel de riesgo asociado que otros activos y a la vez no ven como grandes desventajas algunas de las características que presentan, tales como la iliquidez, el bajo potencial de apreciación y los altos costos transaccionales.
Además, el mercado de real estate probó en los últimos 40 años mantenerse indemne a los diversos procesos confiscatorios que se verifican sobre otros activos de in-versión. En el contexto local, de coyuntura política compleja y creciente presión inflacionaria, las inversiones inmobiliarias mantienen y aumentan su atractivo, manteniendo su tradicional característica de refugio de valor en momentos de incertidumbre. La inexistencia en nuestro país de un sólido y amplio mercado de capitales local sólo ayuda a reforzar esta tendencia.

Publicado en:
Link: