Di Tella en los medios
InfoBae (ex diario)
17/06/7

Inversión inmobiliaria: más del 30 por ciento es extranjera

<DIV><SPAN class=ControlNota_copete id=datosNota_lblCopete>La debilidad del peso contra el euro favorece el ingreso de inversiones europeas, en busca de niveles de rentabilidad inhallables en sus mercados de origen.</SPAN></DIV>

En los últimos años, el mercado inmobiliario de alto nivel ha generado cambios importantes en la estructura urbana y social de la ciudad de Buenos Aires. A ello ha contribuido la participación extranjera, que hoy supera el 30% de las inversiones realizadas en los barrios más caros de la capital. Los extranjeros apuestan por la compra y posterior alquiler de sus pisos en las zonas más caras.
Un artículo publicado por la prensa española subraya que Buenos Aires, una de las metrópolis más importantes de Latinoamérica vive hoy posiblemente su etapa más contradictoria de los últimos tiempos. Después de atravesar la última crisis económica a finales de 2001, una situación que por cierto se ha convertido en una realidad cíclica en este país, Argentina parece asumir una nueva etapa. Esta vez marcada por un importante crecimiento inmobiliario producto de las ventajas que ofrecen los bajos precios para los grandes grupos de inversores tanto nacionales como extranjeros.

Y eso a pesar de que desde 2005 el precio de la vivienda ha registrado un aumento importante en distintos puntos del país. Algo que no ha influido debido sobre todo a que el Peso Argentino no tiene nada que hacer frente al alto valor del Euro. Así lo señala, Carlos Sotelo, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, quien afirma que "en la zona más cara de la ciudad el precio del metro cuadrado construido oscila entre los 2.300 y los 2.500 euros, y en caso de preventa en unos 1.900 euros, aproximadamente. Si lo comparamos con las cifras que se manejan en países como España, donde se llega a pagar unos 17.000 euros/m², queda claro por qué nuestro país suscita un gran interés para las inversiones europeas".

Puerto Madero, Belgrano, Barrio Norte, Palermo, Recoleta son las zonas que más se están aprovechando los beneficios de esta nueva "movida" inmobiliaria, y que destacan, además, por ser los barrios con mayor poder adquisitivo de la ciudad. Sin olvidar, por supuesto, los tradicionales distritos de la Boca y San Telmo, donde el metro cuadrado ronda, por el momento, los 700 dólares.

La mayoría de los españoles compran pisos en estos puntos de Buenos Aires con el objetivo de alquilarlos de manera temporal a turistas extranjeros. La rentabilidad de este tipo de alquileres es muy alta, pudiendo alcanzar un 6 ó un 12% anual. Esto supone que el inquilino pasajero paga entre 380 y 540 euros a la semana, más caro o más barato dependiendo de la ubicación y las características del piso.

Esta situación era impensable hace unos pocos años. Queda esperar de qué manera evoluciona porque no son pocos los extranjeros que se quejan de este abuso de precios y optan por quedarse menos tiempo de lo previsto en un primer momento. Recordemos que un alquiler común de un apartamento de dos ambientes, en una zona media-alta, no supera los mil pesos mensuales, es decir, un total de 260 euros.

La construcción representa otro espacio de inversión en Buenos Aires. "En los últimos siete años - señala Carlos Sotelo ? hemos visto como las UET (Unión de Empresas Transitorias), donde participan importantes capitales españoles, han crecido de manera llamativa". Así, el Grupo Twins Buenos Aires proyecta construir un edificio de unos 15 pisos en el lujoso barrio de Palermo. La constructora Sadia también edificará una torre de 35 pisos en la misma zona. Apenas dos modelos de una realidad que sitúa a la construcción en su punto histórico más alto, marcado por un aumento del 140% durante el último año.

Distintos urbanistas, como Francisco Liernur, director del Centro de Estudios de Arquitectura Contemporánea de la Universidad Torcuato Di Tella ( UTDT ), han advertido, en reiteradas oportunidades, del peligro que supone el desarrollo inmobiliario en una única área dado que esto lleva a un crecimiento social y urbano basado en un claro desequilibrio habitacional. Sirva de ejemplo que en un radio de 45 kilómetros, la ciudad de Buenos Aires presenta unos 350 barrios privados y, al mismo tiempo, alberga a más de medio millón de personas. Se trata sin duda de una dicotomía que plantea problemas de habitabilidad.
Publicado en:
Link: