Di Tella en los medios
La Política Online
24/05/19

Tras la desaceleración de la inflación, repunta 6% la confianza de los consumidores

Tras la desaceleración de la inflación, repunta 6% la confianza de los consumidores La UTDT mostró que en mayo mejoró 1,1% interanual con más optimismo en la Ciudad de Buenos Aires. El rol de congelamiento de tarifas.

Tras la desaceleración de la inflación, repunta 6% la confianza de los consumidores Luego del anuncio del congelamiento de los Productos Esenciales y las tarifas y la desaceleración de la inflación al 3,4% mensual en el mes de abril, este mayo se registraron los primeros efectos del plan de alivio para el bolsillo anunciado a mediados del mes pasado: el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) subió 6% respecto del mes anterior y 1,1% respecto de mayo de 2018.

Así lo informó este jueves el Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella ( UTDT ) en función de los resultados de encuestas realizadas entre el 2 y 14 de mayo.

Al respecto, Juan José Cruces, director del CIF y rector de la UTDT , detalló que: "Entre los componentes del ICC, el subíndice de Bienes Durables e Inmuebles sube 13,1%, el de Situación Macroeconómica sube 7,4% y el de Situación Personal sube 1,6%, siempre respecto al mes anterior".

"En la distribución territorial, la confianza del consumidor sube 12,3% en Capital Federal, 10,6% en el Interior del país y 1,3% en el Gran Buenos Aires, siempre respecto al mes anterior", agregó Cruces.

La proximidad de las paritarias y la recomposición salarial también foguea la mejora en las expectativas de los consumidores. Sin embargo, desde la consultora Management and Fit advierten que " Sumado al aumento de costos por las tarifas, y al aumento en las tasas de interés, la recomposición del salario real que se esperaba para los primeros meses del año se dilató para la segunda parte del año, impidiendo el rebote de la demanda interna".

De esta forma, el consumo en la primera mitad del año se encuentra lejos de mostrar las mejoras que Dujovne había previsto para la primera parte del año. Es que, pese al repunte, el ICC continúa en niveles críticos solo comparables con los valores de la crisis de 2002 y de la recesión de 2014. Cuando se compara el ICC con su valor de mayo de 2017 se observa que cayó 20,3%.

El dato más relevante son las mejoras percibidas respecto de la situación macroeconómica, ya que en la comparación con igual mes del año pasado -cuando el país estaba entrando en la primera oleada de la corrida cambiaria-, las perspectivas de corto plazo presentan una mejora del 18,6% y las de largo plazo, del 19% en el promedio nacional.