Di Tella en los medios
Télam
15/05/19

Argentina "tiene mucho" para aportar a la reconstrucción de Venezuela, dice un embajador de Guaidó

Por Alejandro Lomuto

Ricardo Haussman, director del Centro para el Desarrollo Internacional de la Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard y socio del CEPE en un proyecto conjunto para acompañar a la Ciudad de Buenos Aires en la elaboración de su plan de desarrollo económico con vista a 2035, fue entrevistado por Télam sobre la situación en Venezuela. las perspectivas de reconstrucción productiva de ese país y el rol que podría cumplir la Argentina en ese proceso.



La Argentina “tiene mucho que ofrecerle” a Venezuela para la reconstrucción de su economía, tarea que debe estar principalmente a cargo de los venezolanos pero con una “mano” de los países de la región, afirmó el representante del mandatario interino Juan Guaidó ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Ricardo Hausmann.

“La Argentina tiene una fortaleza importante en el sector agrícola, tiene todo un ecosistema en el sector agrícola que tiene mucho que ofrecerle a Venezuela”, dijo el economista en una entrevista con Télam en Buenos Aires.

Consideró que “todo eso se va a poder usar mucho más aceleradamente si logramos crear una estructura de financiamiento para que esos aportes puedan hacerse y ser pagados con la producción que se va a generar con esa recuperación agrícola”.

Según Hausmann, la escasez de alimentos “al principio se tiene que suplir importando” comida, “pero al mismo tiempo hay que importar las semillas, los fertilizantes, los agroquímicos, los repuestos” para que “en poco meses” Venezuela pueda “vivir más” de su producción.

“Tenemos millones y millones de hectáreas arables que no eran muy productivas antes de las innovaciones tecnológicas argentinas, pero ahora, con la siembra directa, los transgénicos y otras cosas, me dice (el productor agrícola argentino) Gustavo Grobocopatel que en Venezuela hay mucho por producir”, señaló.

Para Hausmann, “el grueso de la reconstrucción de Venezuela lo tienen que hacer los venezolanos”, pero para que eso sea posible “hay que empoderarlos, hay que darles derechos, y eso implica cambiar todo el marco legislativo”.
“Estamos trabajando en una ley ómnibus para reformar los aspectos de muchas leyes que cercenaron las libertades, para darles una señal a los venezolanos de que estarán protegidos por la ley”, reveló.

Sostuvo que otra prioridad es “resolver la escasez de divisas”, objetivo que “tiene tres grandes capítulos”: la “asistencia financiera internacional”, la “reestructuración de la deuda” y la “apertura del sector petrolero”. “Con eso tenemos que poder financiar una asistencia humanitaria, porque la economía se va a recuperar pero va a demorar un tiempo, y la gente tiene que comer todos los días”, advirtió. Por ese motivo, agregó, “estamos hablando con los países para que participen en la recuperación de Venezuela ofreciendo sus productos”.

Con respecto a la “seria crisis” de generación y distribución de electricidad, agua potable y gas doméstico, sostuvo que “va a requerir una inversión importante de recursos que van a tener que venir del Estado”, pero también hará falta que los países de la región “den una mano en recuperar todas estas organizaciones que el chavismo colapsó”.

Asimismo, Hausman se manifestó partidario de diversificar la matriz productiva de Venezuela, que históricamente depende casi con exclusividad del petróleo, y agregó que para ello será fundamental la colaboración de los millones de exiliados “que no han pasado estos 20 años aislados tecnológica y culturalmente, y aprendieron “cómo se hacen las cosas en el siglo XXI”.

En relación con la actualidad, opinó que la reciente liberación del mercado cambiario tras 16 años de férreo control es “un reconocimiento a una realidad que ya existía” y subrayó que no creía que “esto cambie la realidad económica del país”.

Por otra parte, dijo que los militares son “la única pata que falta por moverse” para que caiga el gobierno de Nicolás Maduro y para que ello ocurra “lo que está en juego es hacerles más inaceptable el presente, más que hacerles grandes promesas para el futuro”, porque una vez que haya elecciones libres será “el pueblo venezolano” el que “definirá las políticas futuras”.

Hausmann vino a la Argentina en el contexto de una misión del proyecto que el Centro para el Desarrollo Internacional de Harvard -que dirige- y el Centro de Evaluación de Políticas basadas en la Evidencia (CEPE) de la Torcuato Di Tella están realizando para acompañar a la Ciudad de Buenos Aires en la elaboración de su plan de desarrollo económico con vista a 2035.