Di Tella en los medios
iEco
14/09/14

Inauguran laboratorios con foco en investigaciones aplicadas

El ITBA, la Di Tella, la UADE y la Blas Pascal en Córdoba sumaron equipamiento para el desarrollo de líneas de investigación aplicada.

Bioingeniería, neurociencia e informática son los tres campos de investigación sobre los que avanzaron este año algunas universidades privadas.

Tanto el ITBA como la Torcuato Di Tella ( UTDT ) y la UADE inauguraron laboratorios en lo que va de 2014, mientras que en la Universidad Blas Pascal de Córdoba ampliaron las líneas de investigación del Centro de Investigación Aplicada y Desarrollo en Informática y Telecomunicaciones (CIADE -IT).

En mayo, el ITBA puso en funcionamiento su primer laboratorio de Bioingeniería, gracias a una donación de la Fundación María Calderón de la Barca. El laboratorio está dedicado a la docencia y a la investigación, con foco en el mejoramiento de tecnologías asociadas a la aplicación de medicamentos.

“Este trabajo tiene que ver con el desarrollo de tecnologías para que un medicamento llegue al órgano de manera eficiente y localizada, en inglés esto se llama drug delivery”, explica Marcelo Risk, director de la carrera de Bioingeniería. “Con electropermeabilización se aumenta la eficiencia en la administración de las drogas”, agrega.
Es el caso de la electroquimioterapia de tumores, una de las líneas de trabajo del laboratorio, para la que se realizan estudios experimentales en células y tejidos y luego la modelización matemática y la simulación en computadora de los fenómenos en estudio. “Hay dos doctorandas trabajando en estos temas y un equipo de investigadores que dirigen las tesis”, cuenta Risk.

Otra línea de investigación en el laboratorio es sobre biosensores para medir glucosa en bebidas. En este caso, participan alumnos de la cátedra de Biosensores. También, en cooperación con el Servicio de Epilepsia del Fleni, un doctorando trabaja en el análisis de señales de electroencefalogramas, para ayudar al diagnóstico.
“El laboratorio aporta a nuestras líneas de investigación y también es muy útil para transferir el conocimiento a las materias de la carrera”, señala Risk. “Lo innovador es que en este espacio confluyen investigadores de distintas disciplinas, como ingenieros, biólogos, médicos y físicos”, agrega.

Además, en julio, el ITBA presentó un Laboratorio de Manufactura Automatizada de Ingeniería Industrial. Se trata de un equipo que reproduce, a escala educativa, una línea automatizada real de fabricación, similar a las que se pueden encontrar en una planta de producción real. En este caso, se trata de equipamiento dedicado estrictamente a la enseñanza.

Por otra parte, hace apenas dos semanas, la  UTDT  lanzó un Laboratorio de Neurociencia donde se estudiarán distintos aspectos de la cognición humana: “cómo tomamos decisiones, cómo asignamos creencias en las decisiones que tomamos, cómo aprendemos tanto en la educación formal como informal, los mecanismos de la conciencia...”, enumera Mariano Sigman, profesor de la Escuela de Negocios e investigador independiente del Conicet. “A estas ramas tradicionales de la neurociencia les incorporamos dos elementos distintivos: un abordaje empírico y cuantitativo y el pensar cómo estos aspectos son pertinentes para la economía”, agrega.

Realidad aumentada

Ni bien comenzado el ciclo lectivo, los UADE Labs sumaron equipamiento para trabajar en desarrollos de realidad aumentada, tecnología que permite la visualización de un entorno físico del mundo real combinado con elementos virtuales, creando una realidad mixta en tiempo real.

“Tenemos varios proyectos relacionados con el reconocimiento facial, por un lado, y con aplicaciones para armar tours de realidad aumentada en empresas”, cuenta Julián Rousselot, director de la carrera de Ingeniería Informática de la UADE . Las actividades de desarrollo se planifican como actividades optativas para los alumnos de grado. “En este momento hay 90 alumnos trabajando en estos proyectos”, cuenta Rousselot.

También en el CIADE -IT de la Blas Pascal incorporaron líneas de trabajo sobre realidad aumentada.

“Uno de los proyectos permite, a través del reconocimiento facial, reemplazar los dientes del paciente por otros hechos con modelado 3D.

Así, el paciente puede ver cómo va a quedar su dentadura después de un tratamiento de ortodoncia”, explica el docente e investigador Cesar Osimani. Con la empresa de software Vates están iniciando un convenio para hacer un primer prototipo de este proyecto. Además, comenzaron otro desarrollo para la aplicación de realidad aumentada a la arquitectura.

Por Gabriela Samela