En los medios

Perfil.com
20/06/22

El lado B de Manuel Belgrano, el héroe nacional que aman los políticos argentinos

Camila Perochena, profesora de las Licenciaturas en Historia y en Ciencias Sociales, fue entrevistada sobre la figura de Manuel Belgrano.

Por Jorge Fontevecchia


Fue uno de los principales patriotas que impulsaron la Revolución de Mayo. | PERFIL


En diálogo con Modo Fontevecchia, Camila Perochena, historiadora, distinguió el “lado b” de Manuel Belgrano, el prócer que es retomado por la mayoría de los políticos argentinos que, sin embargo, omiten sus ideas monárquicas: “El kirchnerismo y otros gobiernos eligen olvidar de Belgrano porque no es útil políticamente para el presente”, explicó. Escuchá el programa por Radio Perfil o miralo por Net TV.


¿Por qué Belgrano es el prócer favorito de Cristina Fernández de Kirchner y numerosos políticos?

Belgrano es el prócer preferido de muchos políticos porque está en el panteón de héroes nacionales desde fines de 1850. Mitre colocó a Belgrano y San Martín como los dos héroes principales dentro del panteón. De allí lo van retomando diferentes tradiciones historiográficas que en muchos casos se los disputan.

El revisionismo histórico que, desde su nacimiento en la década de 1930, se disputa con el mitrismo, retoma a Belgrano y la visión que Mitre tenía de él. De allí también lo retoma Cristina Kirchner en sus discursos, pero lo hace con un hincapié mucho mayor al que cualquier otro presidente ha retomado a Belgrano y lo diferencia de otros héroes.

Las dos figuras que ella más nombra en sus discursos son Eva Perón y Belgrano. Cristina lo nombra para dar una imagen de sí misma. Cuando habla de Eva o Belgrano, no habla del pasado, sino del presente, no de esos héroes sino de ella misma. Cuando dice que Belgrano es un héroe, abogado, que se ha sacrificado por el pueblo, en realidad lo que ella está queriendo es asociar una imagen de sí misma con esas características belgranianas.

Cristina arma al héroe para poder verse en ese espejo y destacar las características que ella quiere que sean recordadas de sí misma. Arma un Belgrano que no necesariamente se condice con el que realmente fue.


¿Y cuál es el Belgrano que realmente fue?

El kirchnerismo y el mitrismo han olvidado la tradición monárquica de Belgrano, él no era republicano. Belgrano quería una monarquía. Eso fue antes de la revolución, cuando en 1808 se produce la crisis de la monarquía y en España, el Rey Fernando VII y Carlos IV son tomados cautivos de Napoleón. En ese momento la hermana de Fernando VII se encontraba en Río de Janeiro porque había escapado y era la esposa del príncipe regente de Portugal.

Belgrano comienza a cartearse con Carlota Joaquina porque ella quería ser la regente de América y reemplazar a su hermano mientras estuviera preso. Belgrano fue uno de los más entusiastas de este proyecto carlotista. Así lo intentó entre 1808 y 1810, al igual que Castelli, su primo. Eso fracasó, se vino la revolución pero esta inclinación no termina.

En el Congreso Constituyente, él sostuvo que, además de declarar la independencia, había que establecer una monarquía inca. Belgrano era monárquico porque había estado en Europa y se dió cuenta que la legitimidad en la Europa de ese momento la tenían los gobiernos monárquicos y solo existía una República que era Estados Unidos y no era la potencia que es hoy. Por eso trata de convencer a los constituyentes de que acá había que hacer lo mismo para ser reconocidos por las monarquías europeas. Como no teníamos linajes, la propuesta fue ir a buscar a alguien de la realeza incaica. El costado monárquico de Belgrano se ha olvidado, Cristina no remarca eso.

Como sostenía Walter Benjamin, de que la historia siempre se mira con los ojos del presente, en el contexto en el que Belgrano planteaba eso, era el modelo de época y la palabra monárquico, en 1810, no es igual a lo que implica hoy, ya que en ese momento la idea republicana perdía fuerza...

Exactamente. No era solo algo estratégico por el contexto internacional sino que Belgrano nunca sostuvo ideas republicanas. Sin embargo, cuando la historia lo recupera a Belgrano y, principalmente cuando lo hace Mitre, ese lado B de Belgrano monárquico no se recupera porque nos sirve para ponerlo en el panteón de héroes nacionales. Como tampoco existe el San Martín monárquico, a quien también se los transforma en republicano. Eso es lo que el kirchnerismo y otros gobiernos eligen olvidar de Belgrano porque no es útil políticamente para el presente.


La idea del joven que nace en una familia acaudalada y muere en absoluta pobreza, ¿que hay de ese Belgrano austero y pródigo?

Eso sucedió. Ese Belgrano que nació acaudalado y muere pobre es en parte lo que ha contribuido a forjarlo como héroe trágico. Fue un héroe que no tuvo tantos triunfos militares e hizo lo que pudo y murió olvidado y pobre. El día que él muere, Buenos Aires estaba en un contexto que se llama la "anarquía del año ´20" y llegó a tener, ese mismo día, tres gobernadores. Belgrano no sale ni en los diarios, ni hay honras de Estado cuando muere. Recién se realiza un año después. Todos estos aspectos son las características que se retoman para convertirlo en un héroe. 


¿Habrá allí cierto reflejo trágico de la Argentina como potencia económica, sexta economía del planeta en 1910 y esta de hoy?

En realidad se lo veía en ese momento como una metáfora de la provincia de Buenos Aires, que había liderado la revolución y, en 1920, cuando Belgrano muere, es derrotada por las fuerza del litoral y cae el poder central.