En los medios

El Cronista
28/07/20

El mercado relativiza el tironeo por la deuda y no deja de apostar a un acuerdo

Federico Furiase, profesor de la Escuela de Negocios, analizó la evolución del manejo de la deuda y evaluó las probabilidades de alcanzar un acuerdo.

Por Tomás Carrió


El mercado relativiza el tironeo por la deuda y no deja de apostar a un acuerdo

A juzgar por la reacción del mercado, las diferencias que aún persisten en la negociación para reestructurar la deuda -y que se ratificaron en las últimas horas-, no parecen representar más que un contratiempo. Un impasse en medio de un proceso que lleva meses y que ingresó en una etapa en la que ni el Gobierno ni los acreedores se muestran dispuestos ya a ceder.

Al igual que hace una semana, cuando se conoció la contraoferta de los tres principales grupos de bonistas, los inversores volvieron a relativizar ayer las diferencias. Es que luego de que estos mismos acreedores sumaran presión el lunes por la noche al asegurar reunir a un 60% de los tenedores de bonos Exchange y 51% de los Globales, y de que el Gobierno volviera a plantarse en su última propuesta, los bonos en dólares emitidos bajo ley extranjera anotaron retrocesos de entre 0,6% y 1,2%. Las caídas, en caso de que el mercado hubiera interpretado un desencuentro mayor, sin dudas hubieran sido significativamente más profundas.

Federico Furiase, director de Eco Go, consideró que “el mercado descontaba algo de ruido” luego del rechazo por parte del bloque ampliado de acreedores a la última oferta del Gobierno. Sin embargo, recordó que las diferencias son de tan solo u$s 3 en promedio, por lo que “ahora es importante si el Gobierno decide extender el plazo de la negociación, dando una señal de que se podría llegar a un acuerdo”. Y agregó: “En cambio si el Gobierno se mantiene firme en la oferta y se mantiene en el plazo del 4 de agosto, entramos en una zona de riesgo donde los bonos podrían bajar fuerte”.


Y consultado respecto a qué nivel de caídas se verían en caso de que el mercado interpretara que las negociaciones se estancaron, proyectó: “Partiendo de precios en u$s 42, si hay deal exitoso, sin holdouts, podemos ir a precios de u$s 55 en el tramo corto y u$s 50 en el tramo más largo en una primera escala. En cambio, si se cae el canje, creo que de corto plazo podría haber una corrección inicial hacia niveles de u$s 28 o u$s 30”.

A diferencia de los bonos en dólares que operan bajo ley Nueva York, los emitidos bajo legislación local operaron mixtos en una rueda en la que se destacaron los avances del PARA y el Bonar 2024 (AY24), que treparon 1,8% y 1,4% respectivamente. Ello no impidió, sin embargo, un aumento del riesgo país. El índice que mide JP Morgan trepó ayer 34 unidades, hasta los 2253 puntos básicos.

Sí se observaron caídas más significativas, en cambio, entre las acciones de las compañías argentinas. Arrastradas además por las desmejoras de los índices de Wall Street, que cedieron entre 0,65% y 1,3%, los ADR locales retrocedieron 2,5% en promedio. Las pérdidas allí llegaron hasta 5,9% y estuvieron lideradas por los papeles del sector energético. La tendencia también se replicó en Buenos Aires, donde el S&P Merval cayó l%, hasta los 48.934 puntos.


Edición impresa: