En los medios

La Nación
19/12/19

Piden igual tratamiento para deuda extranjera y local

Ayer se llevó a cabo la Conferencia Internacional de Economía (CIEF), organizada por la Di Tella, el Banco Ciudad y el Comité Latinoamericano de Asuntos Financieros (CLAAF). Contó con la presencia del rector de la UTDT, Juan José Cruces, y el decano de la Escuela de Gobierno, Eduardo Levy Yeyati.

Por Sofía Diamante
Su presencia era esperada en la Conferencia Internacional de Economía (CIEF) por su reciente nombramiento (no oficial) en la comisión asesora que armó el ministro de Economía, Martín Guzmán, para negociar la deuda. El exsecretario de Finanzas Daniel Marx aclaró, por las dudas, que sus comentarios eran "a nivel personal" y que no representaban "vinculación con inclinaciones políticas". Su definición más importante fue la opinión de darles igual tratamiento a los vencimientos en deuda local que a los de ley extranjera.

Organizada por el Banco Ciudad, la Universidad Di Tella (UTDT) y el Comité Latinoamericano de Asuntos Financieros (Claaf), la conferencia contó también con la presencia del exsecretario de Finanzas y director de Econviews Miguel Kiguel y del decano de la Escuela de Gobierno de la Di Tella, Eduardo Levy Yeyati.



"Si una economía no funciona, cualquier alivio de deuda vuelve a chocar con la restricción de cómo se hace sostenible. En materia de principios directos, la ley argentina no debería ser inferior a la ley internacional. Uno puede llegar a similares resultados comparables, a lo que sea el ejercicio del alivio de deuda, de distintas formas, entrando por la ley argentina o la ley internacional, pero el resultado tiene que ser darle un estatus que hoy no tiene la ley argentina", indicó Marx.

El director de Quantum Finanzas se preguntó luego cómo debe ser el reparto de las cargas. "El alivio significa esfuerzos, revisiones contractuales que están en marcha. La palabra default da vueltas. Uno trata de evitarlo, de hacerlo lo más suave posible, pero hubo una revisión de determinados contratos de deuda recientemente. Hacerlos sin programa profundizó los problemas de débito de la Argentina, lo que generó salida de recursos y de fondos, y provocó las corridas contra el tipo de cambio", señaló.

En este sentido, Levy Yeyati coincidió en que es necesario defender la deuda en ley local y darles un tratamiento igualitario a ambas jurisdicciones. "Ese es el futuro de la salida de las próximas crisis. No nos comamos ese capital potencial", advirtió. El profesor de la Di Tella dijo que el nivel de deuda de la Argentina es del 70% del PBI, a valores de tipo de cambio de este mes, pero indicó que el 25% es deuda intrasector público. "Es una deuda que se refinancia permanentemente", comentó.

"La estabilización está asociada no con el stock de deuda, que es bajo, sino con tres déficits que tenemos nosotros: no tenemos superávit primario, no crecemos y tenemos un alto costo de financiamiento. Una reestructuración más dura será más difícil de negociar, pero luego será más fácil que nos presten más barato", comentó Levy Yeyati.

Por su parte, Kiguel coincidió en que la deuda con el sector privado es del 50% del PBI e indicó que vamos por el tercer default en 60 años. "Uno de ellos fue celebrado en el Congreso. Los antecedentes nos complican", dijo.

"La Argentina necesita hacer una reestructuración de la deuda porque necesita crecer. Hace 10 años que el país no crece. Tenemos el mismo PBI que en 2010 y el mismo PBI per cápita que en 2007. A partir de las medidas del cepo y baja de tasas puede haber un veranito, pero si se quiere crecer a largo plazo se necesita recuperar el crédito, volver al mercado. En este sentido, la reestructuración de la deuda es una prioridad y cuanto antes se termine, más rápido puede volver el crecimiento", agregó.

Kiguel indicó que la demanda de dinero cayó de forma dramática en el último año y medio, entre 5% y 6% del PBI, producto de la crisis cambiaria, la mayor dolarización y la suba de la tasa de interés. "Al tener la base monetaria más chica se puede emitir menos dinero. En este contexto existe preocupación de que el BCRA emita, pero no estamos al borde de la hiperinflación", indicó, y comparó: "Cuando se mira a los países que sufrieron hiperinflación, el señoreaje (la cantidad que se recauda por emisión monetaria) era del 5 a 6% del producto. Hoy, el señoreaje de la Argentina es de entre 1,5% y 2%".

Además, estimó que el déficit este año será del 4% (1% primario y 3% el financiero) y que en 2020 será del 2% del PBI, suponiendo una reestructuración de la deuda que alivie los pagos de intereses y una recaudación de 2% del PBI por la suba de impuestos anunciada anteayer. "Tiene que haber una quita importante en el pago de intereses para que el déficit total no supere el 2%. Este déficit se puede financiar con organismos multilaterales y con impuesto inflacionario", dijo.

Consultados los economistas sobre el impacto del impuesto al dólar ahorro sobre la inflación, Marx, Kiguel y Levy Yeyati coincidieron en que no hay un impacto lineal en el nivel de precios.

"El dólar blue impacta en los costos de los bienes y servicios que van detrás del blue, como los que son de contrabando. Ya vimos a fines de 2015 cuando se subestimó el impacto del dólar informal en la inflación". Es inflacionario cuando se unifican el blue con el oficial. Lo que genera este mayor desdoblamiento virtual es que después sea más difícil la unificación", indicó Levy Yeyati.

Kiguel señaló que no ve "un efecto importante en los alimentos en las góndolas, ya que siguen el tipo de cambio oficial".

Edición impresa: