En los medios

El Cronista
13/12/18

Qué implicancias podría traer un faltazo de Macri a la asunción de Bolsonaro

El profesor Juan Negri del Dpto. de Ciencia Política y Estudios Internacionales de la UTDT aseguró que si el presidente Mauricio Macri no asiste a la asunción de Bolsonaro sería “una manifestación de disconformidad con esta situación, sienta la posición argentina en estos temas”

Por Francisco Llorens
Así como cada cuatro años el 10 de diciembre se inicia un nuevo período presidencial en la Argentina, en Brasil la fecha elegida es el primer día del año. Claro, turbulencias políticas apartes: Michel Temer tomó el poder en agosto de 2016 tras la destitución de Dilma Rousseff. El próximo 1 de enero, de esta forma, tomará posesión del poder Jair Bolsonaro, electo presidente de la República Federativa del Brasil en octubre pasado.


Sin embargo, si bien el canciller Jorge Faurie había sostenido la semana pasada que Macri asistiría, circuló luego la versión de que el presidente siga para esa fecha en sus vacaciones en Neuquén. De esta forma, no iría a Brasilia y se ausentaría del traspaso de mando de su par.

Para el analista internacional Jorge Castro, su ausencia sería “un error monumental”. Según su visión, “el presidente argentino tiene que estar cuando asume el brasileño”, ya que “Brasil es el país más importante del mundo para Argentina, es el camino de inserción al mundo”.

En esta línea, considera que no hay que puntualizar en Bolsonaro sino en la investidura, ya que “es el presidente de la Federación Brasileña, el principal aliado de Argentina en el sistema mundial”. Además, agregó que lo votaron 57 millones de personas, por lo que tiene una “enorme legitimidad política”.

Juan Negri, profesor de Estudios Internacionales en la UTDT, considera que la ausencia sería un “desplante”, y lo enmarca alrededor de otros cortocircuitos previos. Por ejemplo, las declaraciones de Paulo Guede, futuro ministro de Economía, quien sostuvo que el Mercosur no sería prioridad para el gobierno. También la elección del primer destino internacional de Bolsonaro como presidente, Chile, lo que rompe la tradición de los mandatarios a ambos lados de Iguazú. Y por último, la ausencia del presidente electo en la cumbre de líderes del G20. Si bien no le correspondía venir, se especuló con que podía acompañar a Temer a Buenos Aires.

De esta forma, si Macri finalmente no va a la asunción sería, según Negri, “una manifestación de disconformidad con esta situación, sienta la posición argentina en estos temas”.

Sobre la causa del posible faltazo –las vacaciones–, el analista cree que se trata de “una excusa mal elegida”. Si bien reconoce que la fecha es un incordio por las cuestiones personales a las que se suelen abocar los mandatarios en esa fecha, cree que es “una decisión poco estratégica, porque Brasil es nuestro principal socio. Además, queda expuesto porque seguramente vayan el resto de los presidentes”.

Sin embargo, quien opina en otro sentido es Fabián Calle, profesor de Teoría de las Relaciones Internacionales en la UCA. Analiza ambos escenarios, si Macri asiste o no. En el primer caso, sería “una innovación, ya que la tradición brasileña es no hacer un acto con mandatarios extranjeros. La fecha es desalentadora para los viajes internacionales”.
De hecho, hace ocho años, cuando Dilma Rousseff asumió su primer mandato, Cristina Kirchner no asumió y eso no implicó ningún cortocircuito.

En el otro caso, si Macri finalmente no asiste, cree que “no sería tan grave. Las agendas son complicadas y el viaje no debería afectar la relación”, y pone el énfasis en que se trata de una fecha complicada para cualquier presidente, por lo que desde Brasil tampoco suelen esperar asistencia perfecta.

Además, considera que entre Macri y Bolsonaro pueden existir varios puntos de contacto, como “la situación esclerótica del Mercosur, que debe ser retocado”. Cree que no es una zona de libre comercio ni una unión aduanera, sino que “es un híbrido en términos económicos”. Y relata, para luego preguntarse: “De hecho, Uruguay pide un tratado de libre comercio con China, ¿qué queda para el resto, que supuestamente son gobiernos que están más a la derecha?”.
Mirá la nota en la edición impresa acá: