En los medios

La Nación
11/11/18

Siete de cada diez ejecutivos aseguran que existe la corrupción en los negocios

"Las compañías deben actuar proactivamente con programas de integridad eficientes", aseguró Agustín Flah, director del programa Prevención de Lavado de Dinero y Financiamiento del Terrorismo del Área de Educación Legal Ejecutiva de la Escuela de Derecho de la UTDT.

Por Paula Urien
"Fue la peor época de mi vida. Ver tu nombre en el diario es terrible. Lloré mucho. No le deseo a nadie estar en ese lugar". Éste fue parte del duro testimonio de Claudia Maskin, hoy Healthcare Compliance Southern Cluster de Johnson & Johnson, que fue parte de Siemens, en la época, hace ya 21 años, en que se "destapó" uno de los casos más emblemáticos de la corrupción en la Argentina . Fueron sobornos millonarios para obtener el contrato para la elaboración de los DNI, una operatoria que comenzó en 1997 y por la cual fueron procesados empleados de Siemens pero, y aquí lo más llamativo, ningún funcionario público, la contraparte receptora de los pagos indebidos.
La cifra se desprende de los resultados de la última encuesta de EY a la que LA NACION tuvo acceso exclusivo; según los expertos, los datos serán más preocupantes ahora, por el efecto
Maskin fue imputada y sobreseída tres años después, y es un fuerte ejemplo, en primera persona, de algunos aspectos no tan difundidos de la corrupción en las compañías: no solo el estrés sobre la marca, sino también el sufrimiento que padecen sus empleados. Lo llamativo es que la ejecutiva de Johnson & Johnson expuso de manera impecable en la 2° Conferencia Anual de Forum, el jueves pasado, sobre la importancia de la tarea de compliance, y las recomendaciones para que las acciones sean medibles. Pero más tarde fue uno de los presentes en el auditorio quien se animó a la pregunta sobre su pasado en Siemens, un tema que siempre vuelve en este tipo de eventos no solo porque fue una causa de enorme magnitud sino porque no está cerrada en la Argentina y todavía tiene procesados, pero solo de la empresa.

"Cuiden su propia reputación. El apellido que llevamos es prestado por nuestros padres y es el que le pasamos a nuestros hijos", dijo Maskin. Una de sus recomendaciones, de las más valiosas para un oficial de compliance, fue "documenten su gestión. Cualquier discrepancia tiene que estar por escrito. Muestren que se hizo todo lo posible para evitar la situación, y si pueden, dejen un país mejor del que encontramos. Yo por lo menos trabajo para eso".

Auge de compliance 

Congresos, eventos en general, encuentros, reuniones. Compliance es el tema del momento, y hay una enorme necesidad de tener más información (aunque hay pocos testimonios tan reveladores como el de Maskin). Hay que cumplir con las normas, entre ellas las más nuevas, la ley de responsabilidad penal empresaria y la ley del arrepentido, que tantos titulares se lleva este año una vez desatada la causa de los cuadernos de la corrupción .

Además de (algunos) funcionarios públicos, la idea de que "no somos santos", fue bien retratada por el investigador alemán Markus Pohlmann, de la Universidad de Heidelberg en el encuentro "El Futuro de Risk & Compliance", organizado por el IAE Business School hace unos días. "No habría delitos si todos fuéramos santos", sentenció.

Llamó "pequeñas desviaciones", a aquellas que llevan adelante el común de las personas, que en realidad serían, según el profesor, "delitos capitales" si no existieran los delitos más graves. "Quebrar las reglas es funcional y se suele aceptar naturalmente. Hasta muchos lo hacen por el bien de la empresa".

Una investigación de la Universidad de Heidelberg mostró que existen las desviaciones individuales, por el bien personal, pero también, y así se ha visto en casos resonantes como el de VW, (por el que paga una multa de 1180 millones de dólares además de tener ahora una demanda colectiva), existen los delitos que son sistémicos a la organización, en los que "la mayoría de los ejecutivos llevaron adelante las malas prácticas pero sin lograr ganancias personales, lo hicieron supuestamente por el bien de la empresa", dijo Pohlmann. "Se trata de la normalización de la corrupción".

¿Quiénes son los que asumen estos compromisos non sanctos? "En su mayoría hombres que pertenecen al círculo interno y tienen bastante antigüedad. Muchos de los implicados en la causa VW habían trabajado durante uno 30 años en la empresa y harían todo por ella, hasta cosas ilegales".

El profesor alemán advirtió sobre los riesgos de la sobrerregulación, que lleva a que no se cumplan finalmente las reglas, y también recomendó romper con los círculos íntimos y cerrados de la alta gerencia con gente de afuera y diversa.

Normas transnacionales 

Consultado por LA NACION sobre las implicancias de las nuevas leyes locales, Agustín Flah, organizador del evento de Forum, abogado y director del programa de Transparencia y Prevención de Lavado de Activos de la Universidad DiTella, dijo que en la Argentina "es importante aclarar que dado que la ley de responsabilidad para las personas jurídicas, sancionada el 1 de marzo de este año, es de naturaleza penal, ésta no puede ser aplicada retroactivamente. El acuerdo administrativo que prevía el articulo 27 de la media sanción en Diputados de esta ley no se reflejó en el texto de la sanción definitiva publicado en el Boletín Oficial".

Sin embargo, las leyes internacionales sí se ocupan de delitos anteriores ocurridos en nuestro país. " LA NACION confirmó el domingo pasado que tanto la SEC, Comisión de Valores de los Estados Unidos, como su Departamento de Justicia (DOJ), enviaron emisarios a la Argentina por la causa de los cuadernos. La SEC y el DOJ son los reguladores de la ley de soborno transnacional de los Estados Unidos, conocida como Foreign Corrupt Practice Act (FCPA). Si una empresa argentina cotiza en la bolsa de americana es causal suficiente para la intervención de estos organismos reguladores. La mera existencia de una transacción financiera que pasó por los Estados Unidos da fundamento para la intervención de estos entes reguladores".

Con respecto al departamento de Compliance, tan protagonista en estos tiempos, Flah asegura que "las compañías deben actuar proactivamente con programas de integridad eficientes. Jueces y fiscales que intervienen en estos temas han expresado que van analizar que los programas sean específicamente adecuados a los riesgos que presenta la actividad y el tamaño de la empresa".

Los sobornos, cerca 

Otro encuentro, esta vez en el Club Americano, organizado el viernes pasado por AmCham, M2M Thomson Reuters y EY, dejó claro que antes de la causa de los cuadernos existía una alta percepción de que en el país había corrupción, pero que ahora "los mecanismos de la corrupción están aún más claros", dice a LA NACION Leandro Dores, de EY.

La última encuesta de EY muestra que el 68% de los participantes opina que el soborno o actos corruptos suceden en gran medida en los negocios de este país. A nivel global, este porcentaje baja al 38%. EnAmérica latina, en general los valores de percepción de la corrupción son mas altos, y lo reflejan el 78% de los encuestados porque "hay más conciencia de lo que es la magnitud de la corrupción. Por eso creemos que en la próxima encuesta, ya con los famosos "cuadernos" a la vista, estos valores van a dar más altos", dice Dores. Por otro lado, en Chile, donde existe una ley anticorrupción desde 2009 con varias condenas, solo el 34% de los consultados cree que hay corrupción en los negocios.

En la Argentina de las paradojas, el 100% reconoció que es importante que su organización opere con integridad. Pero a la hora de responder quién o quiénes son los responsables de garantizar que se actúe con integridad, solo el 32% dijo que era una responsabilidad individual. Así se muestra que nadie se hace demasiado cargo de que la transparencia es responsabilidad de todos y cada uno.

Confesiones 

En los pasillos de estos encuentros en charlas informales hay algunos sincericidios. ¿Cómo cumplir con las normas en un país que ahoga con los impuestos? ¿Cómo decir que no cuando son los funcionarios los que ponen en riesgo los negocios a través de pedidos non sanctos? ¿Cómo creer en la Justicia cuando hay causas que llevan más de 20 años sin resolverse? Hasta se dio durante el encuentro del IAE una pregunta del público al respecto, "¿cómo cumplimos si por hacerlo nos podemos fundir?".

La encuesta de EY revela datos concretos ante la pregunta en la Argentina ¿cuál de los siguientes ítems pueden justificarse si es que ayudan a que la empresa sobreviva a un momento económico difícil?

14% señaló obsequios personales 10%, pagos en efectivo 10% malversación de la performance financiera 8% regalar acciones de entretenimiento 28%, por lo menos uno de los anterioresLa misma Oficina Anticorrupción en sus "Lineamientos de integridad", advierte que es un riesgo importante interactuar con funcionarios a la hora de hacer negocios con el Estado. También brinda una posible alternativa, que es una suerte de "cartelización" al revés.

"En contextos de corrupción extendida se emprenden esfuerzos comunes con competidores y socios para resistir solicitudes de sobornos, denunciarlas o al menos darles visibilidad pública". Puede funcionar si se suman todos. 
Mirá la nota en la edición impresa acá: