En los medios

Diario El Día
28/10/18

La privatización educativa como política de Estado

"La vuelta de las clases medias a las escuelas públicas debe ser un objetivo central de la democracia", manifestó el profesor del Área de Educación de la Escuela de Gobierno de la Di Tella.

Por Mariano Narodowski
La privatización de la educación en la Argentina es la política educativa más lamentablemente exitosa de los últimos 50 años. Desde 1960, la cantidad de alumnos en escuelas particulares aumenta en todas las provincias. También la proporción de chicos en escuelas particulares sobre el total de estudiantes.
Resultado de imagen para La privatización educativa como política de Estado
En los dos mil este proceso se volvió brutal. No sólo aumenta la cantidad de alumnos en la privada, sino que decrece en las públicas: en 2015, los chicos de las primarias públicas eran 10% menos que en 2003 mientras en las privadas se incrementaron un 25%.

En tres gobiernos peronistas (1974, 1993 y 2006) se sancionaron leyes y decretos que equipararon las escuelas privadas a las públicas en la posibilidad del financiamiento estatal, por lo que el proceso privatizador fue acompañado por subsidios a la educación privada gracias a una ley propuesta por el presidente Perón en 1947. Sólo tres países tienen este modelo: Australia, España y Argentina.

Esos subsidios siguen a la privatización. Por eso, en 2010 fueron del 13,1% del total del gasto público para la educación, el pico más alto en los últimos 10 años.

¿Por qué todos los gobiernos han mantenido este esquema como una verdadera política de Estado? Civiles y militares, nacionales y provinciales, peronistas, radicales, socialistas, del Pro: a todos resulta efectivo que una parte de la población financie la escuela con su propio bolsillo, aún cuando los subsidios estatales bajen un poco los precios de las escuelas privadas.

Hay que discutir este tema sin prejuicios: sin el dinero de las familias hoy el sistema educativo no resiste un solo día por falta de recursos estatales para educar a todos. El costo de la privatización se paga con desintegración y segregación socioeconómica.

La vuelta de las clases medias a las escuelas públicas debe ser un objetivo central de la democracia.

El autor es Profesor de la Universidad Torcuato Di Tella 
Mirá la nota en la edición impresa acá: