En los medios

Clarín
14/09/18

Un atajo que puede parecer fácil, pero puede resultarnos demasiado costoso

El profesor del Departamento de Economía de la Universidad Torcuato Di Tella escribió acerca de las implicancias de la dolarización de la economía. "Si la dolarización implica un mayor riesgo de usar el default como herramienta de financiamiento, uno podría observar aumentos en el riesgo país y mayor volatilidad en los mercados financieros", apuntó.

Por Constantino Hevia
Las segundas partes suelen ser peores que las primeras. La propuesta de dolarizar la economía (usar el dólar como moneda de curso legal) no es la excepción. Ya se propuso a fines de los años 90 del siglo XX, con una economía dolarizada de facto, y se vuelve a proponer ahora, en una situación muy diferente.
Resultado de imagen para dolares
La principal ventaja de la dolarización es que elimina la inflación. El Estado tiene tres herramientas para financiar su gasto: impuestos, deuda o emisión monetaria. Desde el punto de vista político, financiar gasto con emisión monetaria es más atractivo que cobrar impuestos: los costos de la emisión son difusos mientras que el pago de impuestos se siente directamente en el bolsillo. Emitir deuda también es riesgoso porque los mercados de crédito pueden cambiar de humor rápidamente. Entonces el Estado tiene fuertes incentivos para financiarse con emisión monetaria que, de forma excesiva, se transforma en inflación. La dolarización es una forma extrema de eliminar el financiamiento monetario. Luego, se argumenta, cae el costo de financiamiento, aumenta el crecimiento, se reduce la incertidumbre, entre otras cosas más.

Una premisa implícita de la propuesta es que una dolarización exitosa presupone que el Estado será capaz de lograr la disciplina fiscal. Es ingenuo pensar que un Estado como el argentino, que solo ha tenido un puñado de años con superávit fiscal, mágicamente se transformará en superavitario.

De hecho, si la dolarización implica un mayor riesgo de usar el default como herramienta de financiamiento, uno podría observar aumentos en el riesgo país y mayor volatilidad en los mercados financieros. Basta como ejemplo mencionar a Ecuador, una economía completamente dolarizada con un alto y persistente déficit fiscal, y con un riesgo país superior al argentino.

Otro costo de la dolarización es la pérdida de instrumentos monetarios que facilitan el ajuste ante shocks externos.

Argentina, como exportadora de materias primas, está sujeta a grandes fluctuaciones en el precio de sus bienes exportables – situación que será exacerbada cuando Vaca Muerta funcione a mayor escala. Una caída en el precio de las materias primas exportables requiere de una depreciación real de la moneda. En una economía con tipo de cambio flexible, el ajuste se produce a través de una depreciación nominal. Por el contrario, en una economía dolarizada el ajuste se produce través de una reducción de precios que suelen ser rígidos a la baja, como los salarios nominales.
Estos ajustes nominales vienen acompañados de recesión y desempleo. Ajustes similares son necesarios cuando nuestros socios comerciales, como Brasil, sufren una depreciación de sus monedas.

Una economía dolarizada también puede implicar mayor inestabilidad financiera. Un sistema bancario con reservas fraccionarias está sujeto a inestabilidades que pueden generar corridas bancarias sin que haya problemas de solvencia estructural. En estos casos, el Banco Central puede inyectar liquidez para frenar posibles corridas bancarias. En una economía dolarizada el Banco Central no puede cumplir con este rol.

Quizás lo que diferencia a los economistas en relación a la dolarización es en el peso que asignamos a sus costos y beneficios. En mi opinión, los costos exceden ampliamente a los beneficios. Es más, la experiencia de la mayoría de nuestros vecinos muestra que se puede vencer a la inflación sin necesidad de apelar a la dolarización. Es necesario seguir insistiendo en la profesionalización e independencia del Banco Central. El camino es largo pero la recompensa es grande. La salida fácil –la dolarización— puede ser demasiado costosa.
Mirá la nota en la edición impresa acá: