Novedades

La Universidad realizó un homenaje al Flaco Spinetta

El Área de Educación y los departamentos de Historia y Arte de la Di Tella organizaron las "Jornadas Flaco Spinetta", cuyo objetivo fue homenajear a uno de los pioneros del rock nacional.

Los músicos Emilio Del Guercio, Rodolfo García (miembros fundadores de "Almendra" y "Aquelarre"), Javier Malosetti (bajista en los discos “Don Lucero” y “Pelusón of milk”, entre otros), Lito Epumer (integrante de "Spinetta Jade") y Dhani Ferrón (bajista en el disco póstumo de Spinetta “Los Amigo”) realizaron el pasado 22 de noviembre un recorrido musical por la obra el Flaco y repasaron anécdotas vividas en conciertos y ensayos.


En la primera de las jornadas, que se concretó el 16 de noviembre, analizaron la obra poética del Flaco y su aporte al rock nacional Sandra Gasparini, Doctora en Letras e investigadora (UBA), compiladora y escritora del libro “Iniciado del alba. Seis ensayos y un epílogo sobre Luis A. Spinetta”; Jorge Monteleone, profesor en Letras (UBA), escritor y crítico literario; Pablo Schanton, periodista, crítico e investigador del rock en la Argentina, ex editor del diario Clarín; y Miguel Grinberg, poeta y autor de “Cómo vino la mano” y “Spinetta, una vida hermosa”.

En ambas ocasiones también se proyectó el mediometraje “Pescado Rabioso: una utopía incurable”, de la directora Lidia Milani, que amalgama parte del concierto de las Bandas Eternas que Spinetta realizó en diciembre de 2009, en el estadio de Vélez, con entrevistas a los músicos del grupo que brilló entre 1971 y 1973.

El 24 de marzo de 1969 “Almendra” realizó en el Instituto Di Tella su primera presentación en público en Buenos Aires. La banda participó del ciclo “Tres espectáculos beat”, donde también tocó “Manal”.

La organización de los encuentros estuvo a cargo de los profesores Inés Katzenstein (Departamento de Arte), Marcelo Rabossi (Área de Educación) y Klaus Gallo (Departamento de Historia) de la UTDT.


“Vengo hablar de Luis, mi compañero de banco en el colegio secundario. Porque yo nunca pude decirle Flaco”, recordó Emilio Del Guercio ante el auditorio colmado de la Di Tella.

El músico conoció a Spinetta en los 60 en un aula del Instituto San Román, en ubicado en la calle Migueletes al 2000, muy cerca de la Universidad. Los unió, dijo, la música, la literatura y el dibujo. .

Después de cada clase, uno iba a la casa del otro, tomaban la leche, escuchaban la radio y esperaban hasta la noche, cuando Pedro Aníbal Mansilla abría el “Modart en la noche”. Del Guercio y Spinetta se quedaban allí hasta que aparecía la última canción de Los Beatles que llegaba desde el otro lado del mundo para abrirles los ojos de admiración. La música los recorría, los traspasaba. Al día siguiente, aquellos nuevos acordes nocturnos aparecían en una guitarra adaptados al estilo de esos dos adolescentes de Belgrano.

“Nosotros queríamos probar cosas nuevas, inventar nuevos mundos, sonidos, formas de dibujos. Luis era una persona con una avidez muy grande por aprender. Aprendía muy rápido y lo reconvertía en algo personal. Era una respuesta al estímulo que lo conmovía tanto. Emitía su cosa personal, no copiaba: conformaba una nueva forma”, recordó Del Guercio.  

A fines de los 60, ambos se juntaron con Rodolfo García y Edelmiro Molinari para tocar música. Se llamaron “Almendra”. Dos guitarras, un bajo y una batería. “Era un grupo democrático donde los liderazgos eran rotativos y en el que todos teníamos una formación musical ‘orejera’, intuitiva, artesanal”.


En sus letras aparecían las obras de Julio Cortázar y Leopoldo Marechal. Del Guercio leyó, a modo de ejemplo:

“El hielo cubre la ciudad,

el cielo ya no existe aquí.

Un congelado amanecer

tiñe de blanco hasta mi hogar.

Cuando la luz ya no puede llegar

la gente en vano se pone a rezar.

No es el diluvio, no es el infierno.

Voy a perforar el hielo, voy a remontarme al cielo

para observar hoy todo el hielo en la ciudad”.

Después, les llegó el turno de hablar a García, Malosetti, Epumer y Ferrón. Y un rato después, apareció la música del Flaco.