Mensaje del Director

Para emprender el difícil camino del cambio, lo primero es entender que si bien es el cerebro que lo resiste, también es el cerebro el que tiene la capacidad plástica para atravesar el proceso de cambios estructurales y funcionales, más allá de la edad.

Vivimos en un contexto donde lo único constante es el cambio, y poder adaptarse, y a veces adelantarse al mismo, es una característica imprescindible para mejorar como persona, profesional o incluso, siendo una organización, liderar los desafíos del futuro. Desde las ciencias biológicas se ha estudiado la diferencia entre un cerebro que reacciona repetitivamente y una mente que puede responder al cambio. También se ha comprendido la influencia de las emociones en los comportamientos, y avanzado en superar las dificultades de cambiar tanto a nivel individual como a nivel equipo y organización.

Un cambio personal u organizacional exitoso requiere la creación de nuevos mapas mentales sobre cómo avanzar con una perspectiva renovada, y se encuentra basado en las creencias de que es posible lograrlo y las ganas y motivación intrínseca de practicar y practicar lo nuevo, más allá del  proceso de dolor que implica atravesarlo.

Estanislao Bachrach
Ph.D. in Molecular Biology, UBA/Université de Montpellier. MBA, UTDT