Universidad Torcuato Di Tella

Escuela de Arquitectura y Estudios Urbanos

Di Tella en los medios

Haciendo escuela

Plot

13 Enero 2012

Este fin de año, la primera promoción de estudiantes de la carrera de la Escuela de Arquitectura y Estudios Urbanos de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) termina de cursar los 5 años de la curricula.
Esta carnada, resultado de una apertura que movilizó el escenario local con una propuesta cargada de intenciones, naturalmente genera en sus gestores un momento de introspección, balances, revisiones, y apuestas a futuro. En ese marco, y retomando nuestro interés de incorporar la mirada sobre la educación al análisis crítico contemporáneo, tuvimos la oportunidad de recorrer los talleres y de realizar una conversación grupal de la que participaron los principales representantes de cada área.

"Historiqueemos", diría Pancho
Todo empezó así: la Universidad, fundada en 1991, convocó a Jorge Francisco (Pancho) Liernur en 1995 por iniciativa de Gerardo Della Paolera y Guido Di Tella, para pensar un espacio de enseñanza de arquitectura con la expectativa final de organizar la carrera a mediano plazo. En ese primer momento se generó un plan piloto que quedó frustrado en el camino por diversos motivos.

Lo que quedó claro desde el inicio fue que Liernur estaba trabajando desde lineamientos que serían fundacionales, tanto en lo referido a su función específica en esa institución -en su rol de Director del área y luego Decano-, corno en un aspecto más amplio y superador, con expectativas críticas y activas de transformación de un pensamiento de base sobre la educación de los arquitectos. Esto marcó ciertos valores diferenciales que fueron evolucionando en el proyecto que se estaba empezando a construir, en parte por decisiones concretas y por otro lado, por lo que él menciona repetidamente como cosas del azar.
Así es que poco después, este arquitecto-historiador con gran capacidad de gestión, propuso que en vez de avanzar únicamente en ese plan yesperar la acreditación futura de la carrera, se fuera transitando un camino cargado de actividades que probaran alternativas para el pensamiento disciplinar.

Como consecuencia de estas inquietudes, en 1997 se inauguró formalmente el espacio del Centro de Estudios de Arquitectura Contemporánea (CEAC).
Según el mismo Liernur, ese medido grado de azar que condicionó los inicios de la Escuela, habrían terminado siendo un beneficio. Los contenidos de las experiencias que se llevaban adelante iban consolidando una base de pensamiento grupal-Como recuerda Claudia Shmidt (Directora de la Maestría en Historia y Cultura de las Ciudades), mientras se pensaba en cómo debía estructurarse La carrera, se iban realizando ejercicios sin precedentes. Hubo por ejemplo tres reuniones internacionales con decanos de escuelas muy diversas que ponían en relación las experiencias de las prestigiosas Architectural Assocíation, el Instituto Berlage o Harvard, con casos regionales de países como Chile o Costa Rica, Se pretendía analizar y sacar algunas conclusiones sobre el trabajo de escuelas que se planteaban desde su inicio con una escala mediana como una de sus características particulares.
Shmidt rescata ciertas convicciones que se fueron constituyendo en ese proceso, y que tenían que ver con pensar la formación "de arriba para abajo". El grupo de gente que por allí circulaba debatía sobre Los temas relacionados a La enseñanza de arquitectura y en ese contexto, La generación de Los posgrados y programas tuvo que ver con La idea de conformación de un colectivo de posibles profesores que fueran discutiendo y elaborando posicionamientos frente a algunas cuestiones específicas. Así fueron apareciendo programas intermedios para explorar campos de pensamiento.

Una de estas experiencias seminales fue el Seminario de Economía Urbana, que lograba reunir el perfil ya definido de la Universidad en relación a las áreas de economía y negocios, con intereses puntuales en relación a la ciudad. Esa idea hoy está convertida en una maestría consolidada y reconocida con más de una década de historia. Fue una marca de lo que luego sería el desarrollo general de las diferentes unidades académicas que constituyen a la Escuela. De esa manera se daban pasos a favor de la búsqueda de un marco intelectual de trabajo que desde exploraciones generales definía aspectos puntuales.

Como Liernur afirma, esta mezcla de oportunidades, azar y planificación fue decantando en la consolidación de un colectivo de personas, programas y maestrías, hasta finalmente abrir en 2007 la carrera de grado: "Ya habíamos recorrido un camino de casi 10 años. Si no hubiese sido así, no se hubiera podido conformar lo que creo más afortunado: el grupo de gente que se fue reuniendo e integrando al proyecto. Esa es una parte esencial del espíritu de lo que aquí pasa".

Un modelo desde la investigación
La otra parte esencial de este camino fue la intención de investigación y diagnóstico de la situación argentina, que entre otras cosas, contó especialmente con una parte documental y teórica en el libro "Arquitectura en la Argentina en el siglo XX. La construcción de la modernidad (1 Allí reside el cuestiona-miento sobre lo que había ocurrido hasta ahora en el país para haber quedado como estábamos en referencia a la disciplina y al mundo. El último capítulo del libro titulado "El Imperio de la frivolidad" trabaja sobre la última década del siglo pasado, dejándonos con un panorama local crítico, vaciado de sentido, y que aclamaba la necesidad de al menos intentar reformulaciones para entender cómo seguir.

Liernur analiza la marca profesionalista que esa época dejó en la enseñanza de la arquitectura en Argentina, y es muy severo al confrontar la transmisión de fórmulas y tics en la educación. Su postura es la de buscar un equilibrio entre profesio-nalidad y apertura, a través de caminos que se van trazando en la carrera y que cada uno de los profesores van marcando, en gran parte implicados también en la investigación y en la enseñanza de posgrado.

La UTDT cuenta con un régimen de profesores full-time que tienen el compromiso de investigar constantemente. La estructura en la que esto se organiza es particular e interesante, ya que no están reunidos en un instituto sino que cada uno lleva adelante su línea personal de trabajo. En el presente, tanto Pancho Liernur como Claudia Shmidt trabajan en esta condición, y existen grandes posibilidades de sumar otros dos en 2012, lo que generaría un índice bastante alto de investigadores considerando que la Escuela quiere mantenerse en la escala de alrededor de 150/160 alumnos. Esto es inusual para la educación privada local.
Dentro de la expectativa de la incorporación de profesores full-time, se espera que haya representantes de las diferentes áreas: proyecto, historia y tecnología. Esto promueve un profeso equilibrio que se manifiesta claramente en la carrera, los posgrados y originariamente en la programación del CEAC, que en palabras de Liernur, tuvo un rol centrífugo generando

experiencias a partir de Las cuales se fueron independizando los distintos ''planetas' que hoy conforman la Escuela.
Según su visión, el CEAC sigue siendo importante porque es complementario a la transmisión en La carrera de grado. Mientras que en esa instancia, es imprescindible enseñar desde algunas certidumbres "haciendo un piso", el CEAC sostiene la presencia de un pensamiento experimental, posibilitante de exploraciones menos tradicionales;"En Los posgrados también hay cursos donde se dan nociones claras y se marca un camino de especificidad, pero el Centro es más independiente, no tiene que preocuparse por esas cosas. Es una proa por la apertura de nuevas zonas, de puestas en cuestión más severas"

La investigación como tal se constituye así en La estructura relativamente formal de Los posgrados y en las exploraciones del Centro. Liernur no concuerda para nada con las tendencias en las que Las diferencias no están tan claras y se lleva la experimentación del docente a Los estudiantes de grado, antes de que estos hayan podido ganar un conocimiento y nociones básicas disciplinares para poder tomar posición frente a Lo que transitan. "Los estudiantes necesitan primero saber cómo y desde dónde cuestionar".

"Hay que reconocer que en primer Lugar hay una fenomenal crisis de lo que llamamos arquitectura: ¿Para qué sirve esto? ¿Cuál es nuestro rol? ¿El festival de Dubai tiene algo que ver con La arquitectura? Ese es un punto funda mental, y partiendo de ahí sería muy osado tener seguridad total sobre qué y cómo hay que enseñar11, sostiene Liernur, y agrega que de alguna manera, la enseñanza de grado es un simulacro.
"En la Argentina se cree que para hacer edificios alcanza con que el Estado, a través de un mecanismo específico, exija que haya una persona responsable que se identifica a través de una firma. A eso se llama arquitecto... Yo creo que es una creencia absolutamente falsa que funciona por convención y que tiene que ver con muchos aspectos de una estructura tradicional y con la idea de funcionamiento corporativo, en relación al diagnóstico que hago en mi Libro. Yo soy más liberal con respecto a eso. Parte de las convenciones son que una persona en cinco anos -que es un lapso demasiado corto de tiempo- esté habilitada para firmar el cálculo de un edificio de 50 pisos de altura... ¡me gustaría saber quién puede hacerlo realmente sin asesores! La ley nos habilita a eso. Hay una tensión entre la ficción de la formación de los arquitectos y la enorme crisis por La que pasa La disciplina. Por un Lado tiene que ser cierto que Las personas sean responsables, y por otro lado,deben saberde qué. Por eso creo que es importante el equilibrio entre las áreas y educar en la responsabilidad. Eso incluye poder poner limites en lo que uno puede o no hacer, y tener en claro que una parte definitoria de nuestro trabajo es ser fiel al príncipe: un príncipe que puede estar representado por el Estado, La comunidad, o un cliente específico, según el caso. Para eso, nosotros nos esmeramos mucho en pensar cómo deben dictarse Las materias, incluso las legales. Tanto la ética, como la estética, son cuestiones fundamentales del ejercicio de la responsabilidad.

En cuanto a la región, es importante entender que el principal príncipe es la gente, y que eso hace a particularidades territoriales, sociales y culturales. Si uno trabaja sobre el mundo tiene que tratar de entenderlo y ser responsable de manifestar en el trabajo ese entendimiento comprometido. Los recursos son todos Los posibles. Bienvenida la globalización"
Estos ideales se manifiestan en Lo abarcativo de Los programas y problemáticas que se plantean en las diferentes instancias de la carrera. Hay cursos trabajando en escenarios de mínimos recursos como El Alfarcito,de Salta; y otros, sobre todo en los últimos años, en los que se trata de impulsar en Los alumnos experiencias globales e incluiren el pensamiento, incluso lo exótico. Hay trabajos en Tokio o en Singapur, guiados por profesores que conocen con idoneidad las condiciones del Lugar y cuentan con la información necesaria para la definición de un ejercicio a La distancia.

Hacia delante
En este último tiempo la Escuela quiere tomar nuevos compromisos con la comunidad desde sus actividades de extensión. Como en el ejemplo de Salta que mencionábamos, la preocupación está puesta en que en la tensión académica entre ficción y realidad encuentre vías posibles de traspaso.
Hay algo común en el grupo de profesionales partícipes de este proyecto académico que vale destacar; es la intenciona-lidad de transformar nuestro escenario desde su Lugar, mostrando y contagiando conciencia política y cultural, desde una producción consolidada. Educando en la responsabilidad desde La responsabilidad.

Eso se evidencia en sus trabajos de investigación que en las últimas décadas han claramente consolidado una metodología disciplinar y una manera de hacer historia de la arquitectura argentina. Pero también, desde los que ímpulsan en las generaciones que les siguen, de las direcciones que promueven y los nuevos espacios que siguen abriendo.

Con este último año de la primera carnada -y aunque por supuesto continuará en la Universidad-, Pancho deja su rol como Decano. Lo que viene será seguramente diferente, pero la potencia de su paso deja un espacio privilegiado por la consistencia de algo que excede una gestión. Esta Escuela es símbolo de otra cultural que la trasciende, alimentada desde las convicciones personales de La misma persona. El empeño en La enseñanza, y en La construcción de modelos activos teóríco-críticos, dan cuenta de una terca creencia en el valor del pensamiento y la resistencia intelectual, que afortunadamente ha logrado crear canales de contagio.

Dra. Arq. Claudia Shmidt/
Directora de la Maestría en Historia y Cultura de la Arquitectura y La Ciudad
"Esta Maestría se formó originalmente como un programa intermedio. Tiene La particularidad de reunir profesionales de distintas disciplinas: hay arquitectos, sociólogos, artistas,abogados, geógrafos y hasta una matemática. Estas miradas diversas aportan visiones renovadas sobre la crisis general de la arquitectura y sobre el entendimiento del lugar de la arquitectura en la cultura. Es una realidad que en la Argentina ese lugar es pequeño, retrasado y supeditado a un estereotipo de mar-keting construido. En realidad no hay arquitectura sin poder, sin política. (..) En la Maestría hacemos un balance y ponemos mucho énfasis en que Las tesis sean productos de pensamiento que puedan ser aportes directos al lugar de la arquitectura en sus aspectos intrínsecos propros disciplinares, y a la cultura en general. No debemos perder de vista esa relación.11 La Maestría en Historia y Cultura de La Arquitectura y la Ciudad (MHCAC) tiene el propósito de brindar una formación de posgrado apta para el análisis y comprensión de las expresiones físicas y visuales del mundo urbano, a partir del manejo de La metodologia histórica y de Los estudios culturales. La ciudad constituye un testimonio único de La sociedad presente y pasada, testimonio que es colectivo en su unidad y a la vez expresión de las innumerables individualidades que Lo constituyen a lo largo de Los tiempos En la forma de sus espacios abiertos y de sus edificios, en ciudad quedan impresos los logros técnicos, las formas de habitar, las relaciones entre sus habitantes. Las estructuras y proyectos de los poderes, las creencias, las utopias.

Arq. Sergio Forster/
Director de Carrera de Arquitectura
"Este año la carrera está en un punto de inflexión ya que tenemos los primeros egresados y el equipo docente se está armando más contundentemente. Aunque mantenemos los primeros planteos desde el comienzo del proyecto, todavía hay muchas cosas que resolver.
Creemos que la arquitectura no está en un proyecto o en la materia que se Llama así, sino en todos los contenidos. Que-lemos consolidar Los vínculos entre grado y posgrado, trabajando dentro de la carrera en Los supuestos campos menores, en Los que Los alumnos de los últimos años cursan electivas de otras escuelas o carreras de la universidad y se reúnen con estudiantes de posgrado. También estamos reforzando la vinculación con el CEAC para poder unir los tres ámbitos de enseñanza permitiendo a los profesores estar en un Lado u otro. Ofrecemos la posibilidad a los alumnos de todos los años de la carrera de desempeñar prácticas profesionales en ámbitos locales e internacionales Algunos han realizado experiencias en Brasil Holanda o lnglaterra,entre otros países. Contamos con un taller muy particular que forma parte de una metodología de enseñanza no usual en Argentina. Es un gran espacio común donde cada alumno tiene un escritorio con sus cosas y puede trabajar durante todo el día, toda la semana. Es muy rico el intercambio que ahí se produce ya que cada año desarrollan diferentes programas de arquitectura y todos están intercambiando información constantemente, hay muy buen clima de trabajo."

Arq. Gabriel. Tyszberowícz/
Profesor del Programa de Arquitectura y Tecnología coordinado por al Arq. Ricardo Sargiotti.
EL programa se ocupa de dos rasgos de tanta contemporaneidad como tradición en La arquitectura el desfasaje entre La producción tecnológica y su campo de aplicación, y el avance de La industria, estableciendo patrones para soluciones estandarizadas.
Las materias que componen el curso atrontan desde sus respectivas miradas La condición del arquitecto en este contexto, intentando activar mecanismos de creatividad y visiones transversales al desarrollo y la aplicación de Las tecnologías a disposición, sin dejar de lado la necesidad y el compromiso necesario para un uso más racional de los recursos y La reflexión especifica sobre la arquitectura, la ciudad y el medio ambiente. "Es un Programa muy innovador en el plano local ya que propone que La arquitectura se piense desde un plano técnico sin llegara realizar una investigación científica, con el fin de analizar cuáles son Los conocimientos necesarios para apLicar re-soluciones tecnológicas en arquitectura. (.,.) Se trabaja dando la posibilidad a los alumnos de tener diferentes experiencias investigando sobre materiales y repensando La cuestión tecnológica inherente a cada uno de ellos"

Arq, Fabio Grementieri/
Coordinador del programa para graduados de Preservación y Conservación del Patrimonio Este programa propone un acercamiento a los temas y problemas de la Preservación y Conservación del Patrimonio arquitectónico y urbano, para lo cual se estudian los criterios de valoración y las técnicas específicas requeridas en este ámbito. Las características distintivas son; el trabajo y ensayo sobre casos concretos, y La concentración sobre el patrimonio de Los siglos XIX y XX, acervo fundamental de la ciudad de Buenos Aires, y uno de los más ricos del mundo de ese período histórico. "Cada año se trabaja sobre un edificio en concreto como caso piloto, concentrándonos en un período de tiempo específico que es el comprendido entre fines del siglo XIX y principios del XX. Elegimos esta época porque representa la masa patrimonial más importante de Buenos Aires y el país, y es al mismo tiempo el menos reconocido con respecto a su valoración técnica y estética. En muchos casos los propios alumnos tienen que empezar a buscar el material de archivo y empezar a de construir y hacer el proceso inverso a La creación."

Arq. Cora Burgin/
Coordinadora del programa para graduados de Arquitectura del Paisaje
El Programa constituye una aproximación a los temas de La práctica profesional de la Arquitectura del Paisaje, con énfasis en La interacción entre paisaje, infraestructura, diseño y el pensamiento sobre lo sustentable.
Aporta criterios de valoración y técnicas específicas requeridas en este ámbito, informa acerca del debate contemporáneo en torno al tema, y permite el conocimiento de algunas de las más importantes intervenciones en las ciudades. La incorporación de la vegetación como instrumento de diseño ambiental y las relaciones entre paisaje y arquitectura a través de la historia, completan la visión transdisciplinaria del curso. "El programa se divide en dos módulos, al primero Lo llamamos "Sistemas del Verde Urbano: la Construcción del Paisaje" y abarca Las temáticas de diseño y mantenimiento de parques urbanos, iluminación y sistemas de riego para áreas verdes, vegetación, primera parte de historia del paisajismo, edafología y tecnología de suelos y sustratos. El según do módulo;''Los Parques Contemporáneos: Nuevos Usos para Grandes Espacios Urbanos", está compuesto por recuperación de áreas degradadas, taller de proyecto, arboricultura y ecología urbana, además de La segunda parte de historia del paisajismo."

Arq. Roberto Lombardí/
Coordinador del Centro de Estudios de Arquitectura Contemporánea 
El CEAC es una unidad académica que se creó en 1995, concebida para estimular, renovar y difundir el conocimiento de las teorias y Las prácticas de La arquitectura y los estudios urbanos. Es un organismo flexible, dinámico y abierto que procura captar los acelerados cambios de La época, a la vez que reflexionar sobre Los valores que permiten decidir acerca de su conveniencia, y promover acciones académicas que contribuyan a mejorar los espacios públicos y privados en el país. Los programas del Centro se complementan con las nociones y los fundamentos teóricos procedentes de distintas esferas que confluyen en un estudio abarcativo y crítico de la Arquitectura, como la Economía Urbana, las Tecnologías, el Paisajismo y la Preservación del Patrimonio, El Centro organiza cursos y talleres teóricos y prácticos convocando a profesores argentinos y extranjeros, promueve investigaciones proyectuales y teóricas, y produce exposiciones y publicaciones.