En los medios

Diario El Día
23/03/17

Aprender: las pruebas del fracaso reinstalan un debate educativo

Para Claudia Romero, directora del Área de Educación de la Di Tella, "el sistema no cumple su función de garantizar los aprendizajes básicos y tampoco generar igualdad de oportunidades"

Los resultados del operativo Aprender, que arrojaron que la mayoría de los alumnos egresa con serias limitaciones para interpretar textos o hacer cálculos, reinstalaron un debate educativo sobre el severo diagnóstico y los pasos a seguir para revertir la crítica situación en la que parece estar sumido el sistema de enseñanaza. Distintos expertos aportaron lo suyo y cruzaron ideas y propuestas.

Para Guillermo Jaim Etcheverry “una vez más se comprueba que el rendimiento promedio en matemática y en lengua es muy pobre. Como es de esperar, los resultados son mejores en alumnos que pertenecen a los niveles socioeconómicos más altos y en los que no han repetido grados o años. Las diferencias en rendimiento muestran también una importante influencia positiva de la educación inicial”. Y agregó: “Resulta auspicioso que se propongan metas para nuestra educación y, sobre todo, que se instale una cultura de la evaluación”.

Por su parte, Axel Rivas, del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento ”el gran desafío de la política educativa es construir voluntades masivas de reflexión y mejora de las prácticas pedagógicas. Un dispositivo de evaluación debe tener esta finalidad. Por eso es bueno que sea un operativo censal, por su valor pedagógico”.

Guillermina Tiramonti, investigadora de FLACSO y profesora de la UNLP, planteó que “en la secundaria importan mucho ciertos recursos que llevan los chicos a la escuela, como códigos lingüísticos complejos y la capacidad de dialogar con conocimientos abstractos. Esto está distribuido en forma desigual en la sociedad. Hoy las escuelas públicas atienden a los chicos más pobres y carentes de estos recursos educativos” y agrega: “Las escuelas privadas están más organizadas institucionalmente. Hay que cambiar la propuesta pedagógica de la secundaria, que está creada para principios del siglo XX”.

Por su parte, Elena Duro, secretaria de Evaluación Educativa del Ministerio de Educación, cuenta que desde el Gobierno están realizando “diversos estudios para analizar las características de la brecha (entre públicas y privadas), y qué otros factores están asociados”. “Hay escuelas estatales que muestran muy buenos resultados y eso se destaca en el informe. Pero la mejor forma de defender la escuela pública es mostrar qué está pasando”, afirma.

En tanto, para Claudia Romero, docente y directora del Área de Educación de la Universidad Di Tella, “es evidente que en Argentina el sistema no cumple su función de garantizar los aprendizajes básicos y tampoco generar igualdad de oportunidades. Esta evaluación es una fotografía actualizada del fracaso escolar”.

A su vez, el ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, indicó que “Macri dice la verdad, que hoy la escuela pública está por debajo de la privada, que no es más como era antes la escuela a la que los chicos subían, ahora caen porque no pueden elegir. Y lo que dijo es `no me quedo contento’, ‘esto no me deja dormir’, y por eso se toman medidas para que vuelvan a subir a la escuela pública”.

Susana Decibe, ex ministra de Educación de la Nación, dijo que “hay que cambiar la carrera docente, las instituciones que forman a maestros y profesores, tiene que haber otra escala salarial y un acuerdo general. Tiene que haber voluntad política para que esto ocurra”.